Cinema Show



Muchas actitudes de los liberales y heroicos burócratas llaman poderosamente la atención de tan absurdas, pero como no pretendo cansarlos, les comento nomás tres: la primera, el uso de las direccionales de los automóviles: siempre las encienden después de tiempo, como si en lugar de advertir que van a girar quisieran notificarnos del éxito de la maniobra: “Ya di vuelta, ¡viva!”.

Otra, el pasmo ante la luz verde de los semáforos; la ven y comienzan a anolar pirámides hasta que un concierto de claxonazos los obliga a moverse, cosa que hacen no sin antes sacar el brazo y mentotearle la madre a los escandalosos.

La última que mencionaré aquí es la campechana terquedad por mandar al caraxo la recomendación de apagar los celulares en el cine: durante toda, todita la proyección tenemos que zamparnos una sinfonía de tonos Telcel, uno más ridículo que otro, pero igualmente molestos. Y sobre esto último me extiendo: los celulares son una de las muchas desgracias que hacen de una ida al cine un verdadero infierno, porque el costo del boleto es, en sí, un insulto; sobre todo si tomamos en cuenta que la gerencia de los Hollywood apaga el aire acondicionado a la hora que le da la gana y se empeña en imponer el aberrante intermedio, tiempo que sólo sirve para escuchar un disco pirata con los éxitos de Mijares o salir huyendo al pasillo a contemplar los carteles de las películas que nunca van a proyectar.

Y si usted es de los que engaña el estómago con palomitas y refresco, pues ya se la “peletier” (palabra de origen francés, muy usada en Champotón, que significa: “Ya se fregó”). En la dulcería emplean una antiquísima fórmula alquímica para convertir las palomitas en chicle “Montaña” y el refresco en agua, bien fría, eso sí, pero agua simplemente; y ese portento cuesta otros cincuenta pesitos.

Conclusión: en una excursión al cine usted paga una fortuna por sudar como caballo en hipódromo, escuchar las horrorosas canciones de Mijares (dando gracias a Dios por no verlo bailar) o echar una ojeada a los promocionales de películas que sólo verá si las alquila en un videoclub. Si gusta y le quedó dinero, puede comprarse una bolsa de palomitas elásticas e indestructibles y un vaso chico, mediano o grande de agua fría que vale lo que dos o tres garrafones de 20 litros; todo esto para medio ver la cinta, porque lo más común es que la vieja panzona de atrás vaya interpretando la trama en voz alta, segundo a segundo, basando su análisis en el argumento de la telenovela Destilando amor… y como fondo musical, los timbres de los celulares que nunca dejan de sonar. The end.

Marzo/2007

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s