La teoría del sapo

¿Saben por qué han habido casos de pederastia en la iglesia? Esta es la respuesta del episcopado mexicano:


“Los problemas de pederastia se deben a varios factores: la sociedad ha tendido a ser muy liberal en ética sexual y se ha promovido la no prohibición, sino la tolerancia a todo desorden; ahora vemos las consecuencias.”

En otras palabras, el episcopado mexicano recurrió a las enseñanzas de Chico Che para armar este argumento que ya es conocido como “La teoría del sapo”. Si hay curas pederastas es porque los niños, engendritos mal influidos por la liberalidad sexual que pregona la maldita sociedad, buscan lo suyo bajo las sotanas. Lo que faltaba.

No nos extrañemos si en poco tiempo el episcopado revela que los curas acusados de pederastia han tenido que recibir ayuda para resistir las tentaciones a que son sometidos por niños lujuriosos vestidos de marinerito.


Insisto, ante la estupidez que ha mostrado la iglesia para evadir su responsabilidad, ante la soberbia que al parecer no piensan deponer y que los lleva al absurdo de intentar desplazar la culpa hacia la sociedad, es mejor prevenir:


Exijamos que los curas porten en la sotana la leyenda: “No dejen que alcance a sus niños”.


Sobre la universalidad de la estupidez

El secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, dijo:


“Muchos sicólogos, muchos siquiatras, han demostrado que no hay relación entre celibato y pedofilia; pero muchos otros han demostrado, me han dicho recientemente, también, que hay relación entre homosexualidad y pedofilia. Esta es verdad. Muchos han… lean los documentos de los sicólogos. Entonces este es el problema. ¡Basta!”


La afirmación de Bertone provocó que hasta los tripulantes de la Santa Sede, lugar donde el funge como segundo de a bordo, cedieran por conveniencia a la superstición haciendo como que escuchaban a una virgen parlante. Era de esperarse: es tan endeble la vinculación que establece don Tarcisio (con ese nombre debería dedicarse a sodomizar santorales) que sobran ejemplos para desmentirlo: ahí está el caso del cavernal primate Norberto Rivera, a quien hasta el momento no se le ha señalado como pederasta.



2 comentarios sobre “La teoría del sapo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s