Cómo cambian las cosas

Hace ya muchos años, cuando pensábamos que la política era una ciencia que requería estudio y por tal despropósito asistíamos a la Facultad, solíamos infestar las calles campechanas durante la madrugada del 2 de octubre para pintar consignas en recuerdo de Tlatelolco. “¡2 de octubre no se olvida!”, “¡Muera el gobierno represor!”, etcétera. Esa era la primera parte del plan. La segunda se consumaba el día 3, cuando comprábamos los periódicos para reírnos del compromiso con la verdad de la liberal y heroica prensa local: “Normalistas de Hecelchakán pintarrajean la ciudad”.

El 2 de octubre de 2010, la madrugada me sorprendió tratando de dormir a mi hijo que estaba bravísimo y me trataba como si yo fuera Díaz Ordaz. Y el resto de la mañana se me fue preparando su fiesta de cumpleaños, el primero de su vida.

Cómo cambian las cosas, caraxo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s