El ladrón conduce Uber

 

taxis

 

Los taxistas, violadores obsesivos de la ley de tránsito, intentan impedir la entrada de Uber en Campeche con un argumento que, viniendo de ellos, es una blasfemia: “Es ilegal”, dicen. ¡Al ladrón, al ladrón que conduce Uber!, gritan.

Los taxistas, que tratan a los usuarios con la misma violencia que Trump destina a los inmigrantes latinos, acusan a quienes están a favor de Uber de malinchistas. Su razonamiento es simple: cuando la prepotencia, la vulgaridad, la grosería nos la infringen ellos, que son tan mexicanos y tan campechanos como nosotros, nuestro deber patriótico es gozar el maltrato y pagarlo a tarifa variable.

Generalizar es malo. No creo que todos los taxistas sean pendencieros y ordinarios, pero la respuesta unánime en favor de Uber y el evidente desprecio de los usuarios a los rojos revela que el mal servicio va más allá de los casos aislados.

La delincuencia crece en grande en Campeche. Entre julio de 2015 y julio de 2016, los homicidios se incrementaron en 41%, el robo a vehículos en 264%, las violaciones en 107% y estamos 300% arriba de la media nacional en secuestros, según el Semáforo Delictivo. Todo esto ante la aparente inoperancia de la policía.

Pero a la hora de cazar Uber, los policías son perros de presa infalibles. Parecen Scotland Yard. Entonces sí hay capacidad para combatir a la delincuencia, lo que no existe es voluntad. Llegados a este punto, me da miedo preguntar por qué la miopía policiaca es selectiva. ¿Acaso tuvo razón la Salomé del Trópico cuando advirtió que Alito estába dispuesto a abrirle las puertas de Campeche al narco y sus diversas ramas criminales?

Todos sabemos de qué pata cojea Alito. Todos sabemos que su carrera la hizo a la sombra de la trampa, la mentira y la corrupción. Pero ahora nuestro gobernador besa la Ley y se ampara en ella para combatir a Uber. Como en el caso de los taxistas y la policía, a la Ley sólo se acude, y se hace respetar, cuando conviene.

El FUTV es un extraordinario negocio para Alito y un elemento indispensable en la operación del fraude electoral, y por tanto su gobierno va a defenderlo a muerte. La única Ley válida aquí es la imposición de los PRIvilegios de unos cuántos sobre los de la mayoría.

Para ser más claros: la protección de Alito al FUTV, monopolio prehistórico que teme a la lluvia y prefiere el calor de la hoguera al aire acondicionado, es una declaración de PRIncipios: ante la terquedad y los intereses del gobernador y sus ruleteros, los usuarios pueden irse, y en grande, al caraxo.

Esta vez, mis besitos viajan en Uber.

Tantán.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s