2do Informe: Televisa en Campeche

Legarreta.jpg

El programa Hoy de Televisa fue transmitido desde Campeche unos días antes del segundo informe de ilusiones de Alito, y aunque usted no lo crea, algunos aborígenes defendieron la presencia del show y acusaron a los críticos de retrógradas y enemigos de los campechanos emprendedores que están haciendo milagros por la entidad.

Hasta cierto punto estoy de acuerdo con los defensores del gobierno: el canibalismo local es proverbial; pero por desgracia no es el único ingrediente para explicar este Campeche calamitoso, atrasado, miserable que nos ha tocado vivir porque en la tragedia colectiva también juegan un papel fundamental la amnesia blindada y la sólida imbecilidad de algunos liberales y heroicos burrócratas.

Sobre la amnesia, van algunos datos. Hoy ha estado en este lugar de serpientes y garrapatas, que yo recuerde, en 3 ocasiones: agosto de 2017, enero de 2010 con Purux como gobernador y durante el mandato de Jorge Carlos Hurtado, cuando Televisa no sólo trajo a montijos y legarretas sino al resto de su elenco, y trasmitió desde aquí hasta el noticiero de Adela Micha y Leonardo Kourchenko.

Y además de los televisos también han arribado a estas playas Pati Chapoy y su equipo de Ventaneando para contar chismes espantosos de gente retorcida; el History Channel, que realizó un programa sobre la capital campechana que pasó desapercibido, además de los promocionales de Sectur que vemos cada cinco minutos en canales como Telefórmula.

Y recordemos aquella noche en que Fernando Ortega fue con López Dóriga a sudar como caballo en hipódromo mientras tartamudeaba sobre el Cristo Negro y la feria de San Román.

Desde que nos nombraron Patrimonio Histórico Campeche ha tenido buena presencia en la televisión nacional y sin embargo el turismo no levanta. Desde hace 20 años recibimos en promedio la misma cantidad de turistas al año con el mismo índice de pernocta: 0.6 Es decir, quienes llegan por aquí no se quedan siquiera 24 horas, comen o duermen y siguen su camino.

Por tanto, o nuestro producto turístico no sirve, o está mal administrado, o las dos cosas. Cualquiera que sea la respuesta, antes de seguir gastando dinero en estrategias probadamente fallidas los empresarios del ramo y el gobierno deberían sentarse a imaginar nuevas formas de atraer visitantes. Para alcanzar lo que nunca hemos alcanzado tenemos que hacer lo que nunca hemos hecho, dijo un filósofo que ahora pellizca burros.

-0-

Regresando a Hoy, a la decisión de trasmitirlo desde aquí que, ya sabemos, es intrascendente en términos promocionales, sumémosle otros aspectos un tanto sospechosos.

Televisa está al borde de la quiebra por los bajos ratings. No supo adaptarse a las nuevas generaciones y tecnologías y, después de que su poder y capacidad de manipulación le permitieron imponer presidente de la república en 2012, se ha convertido en una triste opción para jodidos.

Por otro lado, las campañas de promoción turística se efectúan antes de vacaciones, en época laboral, para que la población económicamente activa conozca opciones y precios y haga sus planes.

Con esos antecedentes, promover a Campeche en una televisora en quiebra por baja audiencia y en pleno periodo vacacional, cuando los únicos televidentes o no son económicamente activos o, estando ya de vacaciones, tuvieron que quedarse en casa porque no tuvieron dinero para salir, nos da una idea de por qué Campeche es ese grano purulento en la esquina más fea del culo del mundo.

-0-

Por lo anterior, y agregándole el afán de protagonismo de Alito, la cercanía de su segundo informe y esa competencia ridícula que sostiene con Ibom Ortega por la mejor cirugía plástica de la semana, queda claro cuál fue la razón de traer a Televisa por estas tierras: su “proyección nacional”. Pero ya no estamos para eso.

No es tolerable que, por un lado, Alito haya incrementado la deuda de campeche en 3 mil millones de pesos en apenas dos años, argumentando locuacidades como sus obras monumentales, y al mismo tiempo ese dinero se desperdicie en bestialidades propagandísticas. ¿Es justo que nosotros tengamos que pagar por los delirios de un pellizcador de burros que, 3 doritos colombianos después, emerge como la versión metrosexual de Carmen Campuzano?

Hubo quien no fue capaz de unir los puntos: Hoy, segundo informe, aspiraciones políticas del Supremo, y creyeron el engaño oficial de que la Legarreta y sus acólitos eran parte de una magistral promoción turística. Esos son los imbéciles a los que me referí al inicio de este escrito y que, al igual que los desmemoriados, son protagonistas esenciales de nuestra desgracia.

Ojalá que ese contingente se reduzca, que sufra la misma suerte que los seguidores de Televisa. De lo contrario seguirán aplaudiendo el despilfarro de dinero público para alentar la vanidad enferma de Alito, y de los aplausos pasarán al pago de una deuda estéril que postrará a Campeche por los próximos 30 años.

Besitos.

Tantán.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s