La carta letal

Diseño sin título.jpg

En el PRI, el presidente (o gobernador) tiene dos obligaciones en la selección de candidatos: ejecutar el dedazo y luego desaparecer para dar lugar a la simulación democrática, esa en que las fuerzas vivas, es decir, las búfalas sudorosas apestosas a alcohol (Karla Toledo dixit) reclaman el privilegio de haber sido ellas las que eligieron al salvador.

Pero la autoestima de Alito es la de un adolescente con acné y eso lo impulsa a buscar frenéticamente el reconocimiento público. Por eso fue que después de imponer a Claudio Cetina como candidato a la alcaldía mandó a escribir una carta de recomendación que publicó en redes sociales, carta que sólo tenía un propósito: confirmar ante toda la cristiandad que Cetina es Su androide.

Ahora bien, la semana pasada nos trajo abundante información sobre nuestra tragedia.

En su edición del 22 de enero, El Universal reprodujo un informe de CitiBanamex: Campeche es la entidad con la mayor caída del PIB de 2010 a 2016 con un 3.7 por ciento anual, tendencia que empeoró en 2017 cuando alcanzamos el 7.1 por ciento y que, según los especialistas, continuará en 2018. Mientras tanto, el resto del país reportó un alza del 2.5 por ciento.

El Economista, con datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, informó que en generación de empleos somos un asco: terminamos 2017 en penúltimo puesto con mil 92 empleos perdidos; y conseguimos el último lugar en salario diario asociado a trabajadores asegurados del IMSS.

Economista.jpeg

El tema de la Seguridad ya es crítico. En 2017 hubo un aumento del 170 por ciento respecto a 2016 en ejecuciones relacionadas con el crimen organizado, y en delitos como secuestro, extorsión y robo de vehículos con violencia el promedio fue mayor al último año de Fernando Ortega, el mismo personaje al que Alito llamaba “gordo pendejo”.

Y por si fuera poco, resulta que las finanzas del gobierno estatal están en números rojos y que, para resolver este problema, Alito no pensó en estrategias de racionalización del gasto porque eso implica tener conocimientos y la Descartes sólo vende el título; mejor inventó impuestos: los comerciantes tienen que apoquinar por sus anuncios luminosos y los médicos, dentistas y veterinarios el 3% de sus ingresos.

Y como el ejemplo en la mejor enseñanza, el ayuntamiento de la capital retomó los disparates de Alito y logró una aportación invaluable a la ciencia de la expoliación: decidió que la muerte no es impedimento para dejar de sufragar los despilfarros de la clase política y ahora la paz del sepulcro causa impuestos. Con esto cobra otro sentido el concepto de paraíso fiscal.

Alito sólo tenía dos responsabilidades en la faramalla de la democracia interna y ni siquiera eso pudo cumplir. Cargando un descrédito brutal por los nefastos resultados de su gobierno, todavía se le ocurre presumir su tutelaje sobre Claudio, a quien la desastrosa campaña del chip había dejado moribundo pero que ahora, con la carta letal del gobernador, ingresó en los dominios donde Garo Hernández aplica el tabulador del ayuntamiento para las almas en pena.

Intimidación mamila

Engendro del gobernador preguntando por mis hijos, cuántos son, cómo se llaman y dónde están. Se acabaron los ofrecimientos de dinero e inician las intimidaciones. Alito, si te interesan los datos de los frutos de mi vientre te los doy, a ver qué caraxo vas a hacer. Tú tienes tres y yo tengo tres, y el poder, cariño, es efímero.

Besitos.

Tantán.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s