Telesur regresa

TelesurAnuncio.jpg

En septiembre de 2014, Telesur salió de la barra de programación de Cablemás en Campeche. En los bajos fondos se dijo que el destierro era la venganza del diputado Alito Moreno contra los Castillo, dueños de la televisora y del periódico El Expreso, por ser los francotiradores mediáticos de Fernando Ortega que publicaron algunos de los momentos más sublimes de la lodosa biografía de Moreno Cárdenas, como el de las dos actas de nacimiento.

Para consumar su venganza contra los Castillo, dicen, Alito sedujo a un ejecutivo de Televisa, propietaria de Cablemás, con vaya usted a saber qué tamaño de maqueta, porque en la orden de acabar a Telesur no hubo misericordia para la televisora privada más antigua en ese sistema de cable.

Después de la expulsión, Telesur se refugió en algunos municipios de la entidad y en Mérida, donde se consolidó. Pero Campeche siguió siendo un doloroso pendiente. Estando fuera perdió algunas de sus figuras estelares que se fueron a Sipse y a Mayavisión, empresas que no han sido, no son ni serán nunca de Alito. Neta.

Y mientras tanto Alito fue candidato al gobierno estatal, tomó protesta como gobernador y empezó su transformación en El Supremo, salsa de lengua con mucho botox, teleférico y segundos pisos, que desde hace casi tres años se sirve en abundantes porciones en todo periódico, estación de radio, televisora y páginas Facebook a cargo de reconocidos textoservidores cuya devoción por El Supremo es, por supuesto, gratuita.

Pero ayer por la tarde, a través de las redes sociales, Telesur anunció su regreso a Cablemás Campeche.

La razón es que Cablemás entró en crisis ante la diversificación de ofertas de cable y el incremento en la demanda de entretenimiento vía streaming. Para revertir el problema la cablera decidió, junto con su empresa hermana Izzi, regresar a los tiempos de gloria incluyendo en la barra de programación a Telesur, ese jacalito donde nació como ciencia la Carnavalogía, que estudia la resistencia de las reinas del carnaval a los jugos gástricos de tres locas y cinco idiotas que creen que una comparsa es algo tan serio como el fútbol.

Telesur no perdió contacto con Campeche y se adaptó bien a las redes sociales. Por poner un ejemplo, en Facebook es el medio local con mayor número de seguidores: 264 mil. Pero falta ver cómo reingresan a la atmósfera televisiva.

La información que tengo indica que al saber la noticia Alito se encerró en su cuarto de maquetas y las dejó como tramo de la Avenida Costera. Esa no es manera de tratar a un precandidato presidencial, gritó mientras unos hombres de blanco le llamaban loca. Buen indicador, me dije.

Pero no debemos olvidar el pasado de TeleAzul, su etapa como caja de resonancia del PAN, su otra fase como rehén de la versión local del clan Trevi-Andrade, es decir, del clan Ortega-Sarmiento. Por eso, si una vez instalados en cable los teleazules nos juran que el teleférico es Alá y el segundo piso su profeta, si tratan a los opositores al gobernador con la crueldad con la que destripan reinas del carnaval, si divulgan en horario triple A que El Supremo puede resolver todos los conflictos planetarios, incluyendo el peinado de Trump, con sólo mostrar sus implantes mamarios, entonces… esperen un momento, parece que a pesar del anuncio de ayer de Telesur, Televisa ordenó a Cablemás que los sacara otra vez de aire. La información, mañana.

Besitos.

Tantán.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s