Crónicas Carcelarias. FantaZEEando

ZEE.jpg

Día 27. Sigo encarcelado por orden del gobernador AlejandroMoreno Cárdenas.

Si me vieran ahora no me reconocerían. Traigo un look en el cabello que podríamos llamar Presidiario Millenium Turbo Rapé que sacó del anonimato mis orejas, muy útil para integrarse con el paisaje humano del penal pero que en los juzgados aporta innegable distinción aderezada con un toque de rebeldía chic. Una maravilla.

Pero dejemos de lado mi look, y vayamos al tema del texto de hoy: la inyección de fe, esperanza y desarrollo número 3 mil 584 que el gobierno campechano está aplicando a los liberales y heroicos burócratas, y que en esta ocasión se llama Zona Económica Especial (ZEE).

Anunciada por el Supremo AnimAlito con el mismo aplomo con el que hace dos años dijo que la Copa Davis sería el remedio para el desastre económico de la entidad, el nombramiento como ZEE garantiza la llegada de incontables empresarios dispuestos a invertir en Campeche, afirmó, y con eso y el trabajo en equipo y bla, bla, bla en poco tiempo dejaremos de ser el grano del koolo del mundo para transformarnos en un lugar anatómico menos feo, tal vez el sobaco apestoso a alcohol de una líder de colonia.

Creo que no es tan así la cosa. La instauración de Zonas Económicas Especiales en el resto del mundo ha sido un completo y predecible fracaso, y digo predecible porque cuando el gobierno destina recursos públicos directamente a los empresarios para que estos inviertan y fomenten el desarrollo, la obra termina en una monumental corrupción. Y si no me creen, vayan a la internet y revisen el resultado de las ZEE en el planeta.

Ahora, imagínense el mecanismo de la ZEE adaptado a las mil y una formas de corrupción de nuestro país. ¿De cuánto será el moche fijado por el gobierno para soltar el recurso?. Pongamos que de un 35 por ciento, que es lo que está de moda. ¿Amigos de quienes serán los empresarios favorecidos en las licitaciones: de Peña Nieto, de algún otro funcionario federal, del Soberbio AnimAlito? Entregado ya el dinero a los cuates, ¿qué tipo de empresas van a instalar a sabiendas que el próximo año, con nueva administración presidencial, las ZEE desaparecerán? Y esas empresitas de fantasía, ¿van a contratar personal legalmente o vía outsourcing para pagar sueldos de hambre y sin ninguna de las prestaciones de ley para no mermar las ganancias que ya de por si venían con una tarascada del 35 por ciento?, ¿dónde van a instalarse? Lo pregunto porque, como sucedió con las maquiladoras que los Gonzalez Curi, alguien de pronto tiene información privilegiada y compra a precios muy bajos ahí donde, meses después, el gobierno compra a precios fabulosos para luego ceder esos terrenos a los inversionistas.

Etcétera.

Sí, así es. Las ZEE, un experimento fallido en todos lados, ha llegado a Campeche. Será otra fuga de dinero público hacia el maridaje entre empresarios y políticos cuya efectividad, anunciada por el gobernador, deberá tomarse con la misma seriedad con la que tomamos la construcción del teleférico.

Besitos triunfalistas.

Tantán.

#BestiometroNoSeCalla

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s