Crónicas Carcelarias. Paladear la nostalgia.

pescado-frito-800x445.jpg

Día 31. Sigo en la cárcel por orden del gobernador campechano Alejandro Moreno Cárdenas.

Una de las bendiciones de estar en la cárcel de Kobén privado ilegalmente de mi libertad, es que me reencontré con un sabor de mi infancia, un pescado frito como aquel que vendía don Manuel Ancona y que mi papá llevaba a casa.

Ojalá que ustedes que están allá afuera, privados por su propio deseo de su libertad de opinar, de protestar, de crecer, de exigir un trato de ciudadanos y no de vasallos, de trabajar para rescatar Campeche de sus secuestradores y explotadores, encuentren en su presidio el sabor de la nostalgia que he hallado en el lugar menos imaginado.

Besitos de pescado.

Tantán.

#BestiometroNoSeCalla

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s