Los audios inútiles

eliseo-fernandez-54325.jpg

 

La semana pasada, nuestro Supremo Idiota anunció a media cristiandad una sorpresa que sacudiría los pilares de la civilización y acabaría con Eliseo Fernández Montúfar, el candidato panista a la alcaldía de #Campeche.

Otro audio, pensé. Me equivoqué. Esta vez fue no fue una de esas lactancias cotidianas sino su fase superior: la certificación por parte de peritos contratados por alguna agrupación de que la voz en esas grabaciones es, en efecto, de Montúfar. Caraxo, me dije, esta sorpresa no sacude ni a una reguetonera.

Por experiencia propia, Alito debería saber que esos ataques no funcionan. En su momento él fue señalado por no haber terminado la preparatoria (al parecer compró su certificado de bachillerato en el INEA de Bécal), por no haber acabado la carrera de abogacía en la UAC y sin embargo usurpar el título, por las dos actas de nacimiento, por la licenciatura en Derecho que logró vía fast track en la Benemérita René Descartes donde no tuvo compañeros de generación, no lo recuerdan, nadie lo vio nunca; por etcétera.

En suma, dado los escándalos que le construyeron una reputación abominable, nadie podría confundir a Moreno Cárdenas con una persona decente y, sin embargo, ahí lo tienen, gobernándonos gracias al voto mayoritario de la campechanada, testimonio de los tiempos oscuros que vivimos.

Y si la experiencia propia no le bastaba, tenía la ajena. Ningún político ha sido tan vilipendiado como AMLO al que le han acomodado de todo: los videos de Bejarano, el desafuero, la fascinación chavista, la influencia rusa, propiedades suntuosas, infartos prematuros y no obstante va rumbo a la presidencia de la República con un margen de votación nunca antes visto.

Y si ninguna experiencia bastaba, podría haber usado el sentido común. Ni AMLO ni Eliseo son responsables del apoyo popular que gozan. Ellos no son más que los catalizadores del antiguo, profundo e inacabable cansancio de la ciudadanía mexicana contra el poder convertido en empresa particular, contra los excesos de una clase política corrupta y estúpida, a la que pertenecen Peña Nieto y Alito, que nos ha metido en un socavón interminable.

Así las cosas, no hay audio, video porno, golpe mediático que desencante al campechano de a pie de su enamoramiento con Montúfar porque ese respaldo no se alimenta de la simpatía o el carisma del candidato, por demás inexistentes, sino del hartazgo y el rencor.

Eso lo debió tener claro Alito desde que lanzó la primera grabación y ésta se diluyó en la nada, como todas las demás. Y ese mismo destino le espera a esta última ocurrencia, la del peritaje, que para colmo no sólo le hará al panista lo que el sol al indio sino que además confirma la persecución en su contra y radiografía la desesperación del Supremo Idiota, todo en el mismo paquete.

¿Qué sigue en esta ofensiva contra Eliseo? A estas alturas cualquier cosa es posible si tomamos en cuenta la prolífica imaginación del goberladrón campechano. Recordemos que fue él quien nos enseño que para llegar a donde nunca hemos llegado tenemos que hacer lo que nunca hemos hecho. Es más, tal vez hoy por la madrugada, cuando salga a correr por el Periférico su Corvette recién adquirido, un torrente de celestial inspiración le inunde la mollera y descubra que la clave para desbaratar a Eliseo es, por supuesto, un audio.

Besitos.

Tantán.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s