Morena: la manipulación del rebaño

cong.jpg

Al mediodía del 30 de septiembre, unas horas antes de la primera reunión de la nueva legislatura, la coordinadora enviada por el Peje, Katia Meave, fue al hotel donde se hospedaban los diputados locales de Morena. Al mismo tiempo, enviados de ese partido se reunieron con los dos legisladores del PT para pedirles que se sumaran al bloque Morena-PAN, que propondría una planilla conjunta para la Mesa Directiva.

Dos precisiones: parece que antes de ir al hotel Katia consultó con Aníbal sobre el planteamiento de esa alianza a los diputados morenos, que todavía no habían sido informados, y el senador estuvo de acuerdo. Y dos: la reunión con el PT fue idea de Katia, me dicen

Había una urgencia aritmética para esos cabildeos. Según la ley orgánica la Mesa Directiva se constituye a partir de planillas propuestas por las fracciones parlamentarios y en votación nominal. Son 35 los diputados de la legislatura, para tener mayoría se necesitan 18 sufragios pero Morena con sus 11 diputados y el PAN con 6 sólo alcanzan 17. Era imprescindible uno de los dos votos del PT para ganar.

Según mi fuente, Katia habló con los diputados morenos sobre la conformación de la Mesa pero el carmelita Sánchez Serino se le puso perro y le gritó que ella no tenía nada que hacer ahí, que su encargo era otro. En la Cuarta Transformación los legisladores no aceptan imposiciones de nadie, reza la leyenda.

En tanto, en el escenario alterno, los diputados petistas se negaron a participar en el bloque a pesar del ofrecimiento de dejarle a ellos la presidencia de la Mesa; no querían problemas con el goberladrón Alito Moreno. PAN y Morena otra vez en 17 votos. Había que encontrar el faltante pero, abruptamente, la historia cambió.

Katia se fue a tratar de resolver el acertijo y arribó José Luis Flores, el líder de los diputados morenos y muñeco inflable de Aníbal Ostoa, con una cumbia distinta. Reunido con sus borreguitos, Flores les pidió que votaran por la planilla del PRI porque según la ley la Mesa Directiva tenía que ser presidida por el grupo parlamentario mayoritario, me comentan. Los morenos asintieron en presencia de la sabiduría de Flores. Con esa instrucción llegó la bancada Morena a su primera experiencia en el palacio intergaláctico.

Pobrecitos. No supieron nunca que había un acuerdo previo de planilla conjunta con el PAN que Aníbal y Flores rompieron en el último segundo sin avisarle ni a ellos ni a Katia ni a los panistas; por supuesto, tampoco les informaron que la propuesta presidencial de esa planilla era el diputado Sánchez Serino; no les indicaron cómo usar las cédulas de votación y, lo peor, se tragaron el engaño de Flores cuyo argumento para la conformación de la Mesa Directiva es, en realidad, el procedimiento para elegir Junta de Gobierno y nada tiene que ver una cosa con la otra. Días después, una diputada morena dijo: “Nos chamaquearon”.

El resultado fue una tragedia para la esperanza de México: la presidencia de la Mesa la ganó el tricolor con 29 votos por sólo 6, los del PAN, para el bloque PAN-Morena. Oh, sí: los pejistas votaron contra ellos y en favor de una priista beneficiaria del fraude electoral contra la Cuarta Transformación y, peor aún, Sánchez Serino, el mismo que gritó a Katia en nombre del respeto a las atribuciones y bebió cada palabra de Flores, resultó el feliz traidor a su partido y a su propia candidatura al votar contra sí mismo.

Besitos.

Tantán.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s