Duelo de necios

Duelo de caballeros - Ciro Alegría.jpg

EliseoBB (Fernández Montúfar) compartió en la web un video explicando a sus gobernados que se tomaría cuatro días para viajar a los EEUU a una función del Ultimate Fighting Championship (UFC por sus siglas en zapoteco). El anuncio fue un intento del alcalde campechano por treparse a las consultas e informes que AMLO ha puesto de moda, pero fue un intento fallido porque no es lo mismo una consulta sobre un proyecto que puede ser un detonante turístico o un desastre ecosistémico de proporciones incalculables, como el Tren Maya, que solicitar permiso para ir a contemplar machos semidesnudos supurando sangre y testosterona.

Las vacaciones anunciadas por Montúfar habrían sido su primer tropiezo relevante. Ha tenido otros pero ha sabido usar el desastre inacabable que heredó como ruta de escape, además de que le sigue funcionando cargar pico y pala y tragar antojitos en loncherías suburbanas. Pero en el caso del viaje a los EEUU, por primera vez los comentarios negativos se impusieron en redes sociales y tal vez hubiera sido la primera grieta en su popularidad, de no ser por la puntual intervención del goberladrón Alejandro Moreno Cárdenas.

Alito Moreno es un maestro de la estrategia política. De él fue la idea de coronar un evento de su sobrino Christian Castro, entonces candidato al senado, trayendo al cantante Christian Castro, para que por asociación de ideas la gente votara por el homónimo de una celebridad y cantara El gallito feliz. También fue el autor de la campaña mediática contra EliseoBB, incluyendo los audioescándalos, que le costaron a Claudio Cetina una derrota estrepitosa porque, bueno, Claudio no tiene la bendición de llamarse Christian Castro.

Ni Moreno Cárdenas ni sus perros de prensa han entendido que están tan desacreditados que todo lo que atacan se fortalece y todo aquello que elogian se debilita. Si EliseoBB, un tipo torpe cuyo único atributo es su actuación de rey de barrio, se volvió un fenómeno masivo fue por la persecución del textoservicio, contingente que todos relacionan con la más asquerosa prostitución; y viceversa: si Alejandro Moreno Cárdenas es el goberladrón más odiado de la historia reciente de Campeche es, en buena medida, por los elogios desmesurados que recibe a ocho columnas.

Cuando Alito Moreno se percató del desliz vacacional tuvo otro arrebato estratégico: lanzar a sus medios de comunicación y textoservidores contra Montúfar, una novedosa genialidad; y para colmo, poco después el exalcalde Garo Hernández se entusiasmó y también se lanzó con una declaración contra EliseoBB. El resultado fue el mismo que en la campaña política de hace un año: la gente no sólo dejó de criticar al edil sino que se puso de su lado: si de elegir se trata, decían, antes que la transa y la ineptitud de Alito y Garo preferimos la fascinación de EliseoBB por contemplar machos sangrantes.

Con la cruzada de Alito y sus medios pudo haber acabado todo con beneficios para EliseoBB, pero el alcalde es el alma gemela del goberladrón y ambos tienen en las vísceras el epicentro de sus decisiones políticas. Así que si Moreno Cárdenas, en su obsesión por lastimar a Montúfar, lo benefició, Montúfar tenía que corresponder a tamaña infamia con otra barbaridad y se le ocurrió impedir la entrada de la prensa a las reuniones de cabildo, con lo que no sólo atentó contra la libertad de expresión sino que obstaculizó el trabajo de sus principales aliados, los chayoteros oficiales. ¡Tómala, pinchi gober, que a EliseoBB el que lo ayuda, lo paga!

Alito pudo haber dejado así las cosas y salir del juego en el momento en que prevalecía en la opinión pública la intolerancia del munícipe, pero en lugar de eso respondió ordenando que las televisoras a su servicio no trasmitieran el carnaval de Campeche y enviando a Bonilla, del sindicharro Corazón Valiente, a armar huelga en el ayuntamiento.

Con esos dos feroces estoques Alejandro Moreno Cárdenas consiguió que la gente lo acuse de sacrificar una tradición tan querida para los campechanos como el carnaval con tal de aplastar a EliseoBB, y ha sumido al municipio en una huelga que cada día es más costosa para él, porque todos saben que es la mano que alimenta la granja porcícola de Bonilla.

Peor aún, con este paro, castigo que el PRI-gobierno estatal receta siempre a mandatarios de otros partidos, como Ruelas en la capital o Pablo Gutiérrez Lázarus en Carmen, Alito sigue regalando a un alcalde sin brújula, extraviado en las complejidades administrativas del municipio, traicionado por sus limitaciones y su paranoia, el argumento para continuar justificando el desastre de su gobierno a partir de las maniobras perversas del Cuarto Piso. Y con el prestigio que Alejandro Moreno Cárdenas ha construido, ese argumento equivale a un Padre Nuestro.

Veremos la respuesta de EliseoBB, que no debe tardar.

Es probable que Alejandro Moreno Cárdenas y Fernández Montúfar crean que están jugando un ajedrez político de elevadísimo nivel, porque la borrachera del poder es letal para la autocrítica y la humildad, pero la verdad es otra. En realidad parecen dos artríticos jugando piedra, papel y tijera. Y lo que falta.

Besitos.

Tantán.

Imagen tomada de La biblioteca de Juanjo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s