Campeche: las patrañas tienen segundo piso

¿Cuántas veces se puede engañar a los campechanos? En el video que presento y data de agosto de 2017, Alito Moreno anuncia la construcción del segundo piso de la Avenida Central; un año después, sigue pujando con el de la Gobernadores que a fin de cuentas resultó una ciclovía sólo apta para vehículos anoréxicos, pero caro como un tulipán negro.

En el video dice que le pidió aprobación a Peña Nieto para construir la obra, y que el mejor aliado de los campechanos le dijo que sí.

Los idiotas aplaudieron la patraña.

Cuando Alito lanzó el anuncio del libramiento de la Avenida Central, tenía en marcha otras fábulas igualmente ridículas, como su postulación como candidato del PRI a la Presidencia, a la dirigencia nacional del tricolor o a una encumbradísima Secretaría de Estado. Ninguna se cumplió y en aquel entonces advertí el porqué: no tenía los tamaños para llegar, en los círculos de poder sólo era conocido como el empleadito de Osorio Chong que saqueaba una entidad cuyo nombre nadie recuerda.

Hoy día, además de esos atributos, lo persigue la maldición de haber abierto demasiado el hocico en contra de AMLO y la hazaña de inventar el “agradecimiento campechano”.

Pero Alito, acostumbrado a mentir hoy para salir del problema de hoy, a mentir mañana para el fracaso de mañana y así sucesivamente, aprovechó el prólogo de la lucha fraticida que le espera a su partido, el enfrentamiento de las ratas de Atlacomulco contra los mapaches de Hidalgo, para deslizar en sus medios a modo que nos han costado mil 400 millones de pesos el rumor de que es el futuro dirigente nacional del PRI. Con eso traspapela el brutal descalabro del primero de julio y le da a los campechanos que creen en sus lactancias material para que alimenten la amnesia electoral y celebren el brillante futuro que le espera a su ídolo. Los idiotas aplauden again.

La actual dirigente del PRI nacional, la sobrina de Salinas de Gortari que entró a relevar a René Juárez, permanecerá en el cargo hasta 2019. Así lo establecen los estatutos. Eso significa que durante los próximos meses veremos a los textoservidores y a Alito derrochar hectolitros de tinta y de dinero con la cantaleta de la segura llegada de la Suprema Bestia al cargo más alto del tricolor. Y cuando esa mentira se caiga, vendrá otra. Engaño tras engaño, maqueta tras maqueta, así vamos y los idiotas no aprenden.

Oh, sí: gallina que come ilusiones ni que le caiga encima un segundo piso virtual.

Besitos.

Tantán.

Video de Telemar.

Te necesitamos, Alito

NecesitamosAlito.jpg

Temo por Alito. La situación anímica en que lo dejó la elección del primero de julio más las perturbaciones mentales que le conocemos y son el disfrute de grandes y chicos lo tienen lacio, y la depresión es mala sonsacadora.

Después del martes frenético en que viajó a Carmen para organizar el plantón de búfalas y petroleros a las puertas del recinto electoral y conversó (por llamarlo de algún modo) con Rocío Abreu para persuadirla de renunciar al senado, regresó a Campeche y se enclaustró.

Sólo salió para asistir a La Pigua (saludos, Francis) a la invocación priista por la salvación de sus almas putrefactas y después para hacerla de edecán del Secretario de Salud, José Narro, en la apertura de cinco hospitales, esos lugares que tragan gente enferma y la vomitan muerta porque no hay medicinas, ni instrumental, ni un caraxo.

También fue a México pero volvió de inmediato. Los conocidos se esconden, nadie quiere dejarse ver con quien en una entrevista acusó a AMLO de matar a su hermanito de nueve años. El Señor Presidente Electo puede tomarlo a mal.

Desde el martes nuestro Supremo Adorado no come, no ríe, no habla, no caga. Las horas se le van observando el techo y regurgitando el “agradecimiento campechano”, ese que sale por la boca pero apretando el ano, cuya invención se le atribuyó en televisión nacional por las maldiciones que profirió contra AMLO y que luego de la elección, en videomensaje difundido por Redes Sociales, se convirtieron en una laaaarga lamida de sabañones.

Antes de grabar el mensaje donde soba la genitalia del Peje, Alito tuvo una crisis. Golpeó paredes, rompió cristales, pateó teléfonos y despedazó a Tito Castillo. Tuvieron que aplicarle dos intravenosas para calmarlo y así, confortablemente aturdido, ofreció todos sus respetos a AMLO y extendió la invitación para trabajar juntos por el progreso de las fuentes danzarinas y más y mejores maquetas porque los segundos pisos lo merecen. Lloré.

De cuando en cuando, escurrido en su alcoba, Alito piensa en los expedientes de periodistas, opositores y empresarios que irían a la cárcel apenas arrasara el PRI y ahora son un estorbo en el escritorio de Aysa. Piensa también en los amigos a los que regaló motos, carros, créditos y ahora se burlan de él, el puro de Campeche que no echa humo sino leche, juar juar juar. Tal vez si les obsequia más Harley´s aprendan a quererlo.

Temo por la vida de Alito. Ojalá reaccione. Quiera diosito que alguien misericordioso le recuerde que la vida otorga siempre nuevas oportunidades de fracasar. Te queremos vivito y coleando, Supremo Sociópata, con tus suburbans blindadas repletas de guaruras, tus helicópteros, tus extravagancias de jodido venido a más, para estimularnos la aversión. Te queremos aquí los siguientes tres años porque el primero de julio fue apenas el primer adelanto de lo que debes, falta el segundo pago, el de 2021, para que los campechanos terminemos de ajustar cuentas con tu monumental estupidez.

Concretado lo anterior, Amado Líder, podrás treparte a bordo de tu teleférico imaginario y fly away.

Besitos.

Tantán.

Kobén: el caso de Julio

formal_prision_a_sujetos-696x527.jpg

 

Julio César de la Cruz Contreras es una persona privada de su libertad (PPL). Está recluido en San Francisco Kobén. Por razones de salud Julio, como algunos otros PPL´s, lleva una dieta especial prescrita por el médico del penal que por lo general consta de cereal (Zucaritas) con leche Clarissa por la mañana, pollo hervido con verduras en el almuerzo y otra vez cereal con leche por la tarde.

Ayer, Julio fue a buscar su comida, le sirvieron un poco de pollo pero sin verduras y reclamó porque eso ya era el colmo. Desde hace varios días las raciones han sido reducidas drásticamente por razones presupuestales, dicen los guardias. Ya sabemos cuáles son esas razones: las campañas políticas fallidas del gobernador. El apoyo a los candidatos y la estructura del fraude requieren del desabasto de medicinas en los hospitales, de obras paralizadas o del hambre de los reclusos, entre otras maldiciones.

Julio reclamó, les decía, y los guardias se le fueron encima. Uno de ellos lo agarró violentamente del cuello y sólo lo soltó cuando las otras PPL´s y los guardias intervinieron. Hubo daño. Lo hubo porque los propios guardias cargaron con Julio y se lo llevaron a la enfermería para que recibiera atención médica. Julio no regresó a su celda. Sus compañeros temen que esté muy grave, que lo hayan “subido” para seguir golpeándolo o que lo hayan llevado al módulo de castigo.

La violencia en el penal se ha recrudecido desde hace algún tiempo. Alguien quiere deshacerse de la directora del penal, dicen unos; otros argumentan que es la directora la artífice de la situación. El caso es que esta degradación ha alcanzado hasta a las familias de las PPL´s que los días de visita son maltratadas por la guardia del reclusorio; de este tema les daré detalles pronto.

Lo que debe de preocuparnos ahora es la situación de Julio, dónde y cómo está. Mañana voy a presentar su caso en la Comisión de Derechos Humanos de Campeche.

Besitos.

Tantán.

Las desastrosas campañas de Claudio

claudio-zetina-gomez-1editada.jpg

Durante 2017, Claudio Cetina nos saturó la paciencia con su abominable campaña del cambio de Chip. Era insufrible. No podíamos asomarnos a las redes sociales sin que apareciera el chamaco anunciando la colisión de dos mundos: el de los alitolovers, portadores de chips de última generación, contra el nuestro, el de los que hospedamos en la cavidad craneana piezas de barro con glifos precortesianos. La innovación contra la ranciedad.

Pero la realidad es que, aparte del delirio de persecución que sufrimos en aquel entonces porque Claudio aparecía hasta en el momento de nuestras obras mayores (qué hábito tan nefasto llevar el celular al baño), la campaña del chip no daba para mucho. Era un engaño.

La administración de Alito es una sucursal del desastre de Purux Ortega Bernés pero con teleféricos imaginarios en lugar de zapatitos solidarios.

Se fueron las lonjas y llegó el botox.

Pero subsisten las obras caras, mal hechas y para colmo paralizadas; persiste la corrupción y la irresponsabilidad que han colapsado el sistema de Salud, entre otras tragedias; no hay imaginación para superar la crisis económica, el desempleo y la delincuencia, pero sobra seso para inventar inutilidades y soberbia para mirar con desdén, desde una suburban blindada de 3 millones y medio de pesos, la desesperación del 70 por ciento de los campechanos que no gana lo suficiente para comprar la canasta básica.

Acabáramos: el chip de Claudio es un animal jurásico con holograma de Intel.

Para patrocinar sus promocionales, Claudio tuvo a disposición el dinero de la Oficina del Gobernador de la que fue jefe durante dos años y meses, y estamos hablando de cantidades fluviales de lana.

En 2017, el presupuesto aprobado por el congreso para esa Oficina fue de 195 millones de pesos, pero después Alito, con la complicidad de los diputados, lo manoseó para quitarle recursos a Salud y Educación y llevarlo a Comunicación Social (donde alojó 628 millones de pesos para el financiamiento de sus alucinaciones presidenciales), y a la Oficina del Gobernador de Claudio Cetina a la que entregó 563 millones de pesos.

Para ponerlo en perspectiva, en 2017 el Instituto Campechano recibió 127 millones de pesos, 4 y medio veces MENOS que Claudio; Desarrollo Económico 55 millones de pesos, 10 veces menos que Claudio; y Turismo 74 millones de pesos, 8 veces menos que Claudio.

Y lo inconcebible: Desarrollo Rural, la dependencia que atiende el campo campechano, alcanzó 116 millones de pesos, 5 veces menos que lo embolsado por un sólo ejidatario: Claudio.

Luego Alito impuso a su amigo como candidato a la alcaldía y Claudio, fiel a su costumbre, decidió armar otra campaña igualmente onerosa y agresiva para convencernos de votar por él. Esta vez fue la invitación a ponernos las pilas, es decir, a activarnos, a espabilarnos, a movernos.

Nadie tiene claro cuánto ha gastado Cetina en esta nueva aventura. De hecho Ronny Aguilar, de Página Abierta, lo cuestionó hace algunos días sobre este tema y Claudio huyó como si lo persiguiera la pila de Zague.

Pero si tomamos en cuenta que Alito reservó 3 mil 500 millones de pesos de nuestros impuestos para compra de votos y otros hábitos priistas; y que, otra vez, no hay una grieta en el ciberespacio libre del gallo, la inversión en Cetina debe ser fabulosa y, de nuevo, fallida.

Los viejos políticos sabían que durante las campañas había que besar sapos porque el sacrificio bien valía la pena. Pero el gallo Claudio descubrió el hilo tibio. Según él, dorarle la píldora a los electores no es compatible con la modernidad. Lo de hoy es tomar cantidades infinitas de nuestro dinero para producir videos infames donde nos llaman anacrónicos y hue-vones.

Las consecuencias de la novedosa forma de sembrar simpatías ya son evidentes: dependiendo de la encuesta, Eliseo lleva entre 11 y 21 puntos de ventaja, el tiempo se agotó y el daño es irreversible. Mucho me temo que el primero de julio chip, pilas y “las mejores propuestas” van a ingresar violentamente en la cavidad de un gallo desplumado, y no precisamente en la cavidad craneana.

Besitos.

Tantán.

Los audios inútiles

eliseo-fernandez-54325.jpg

 

La semana pasada, nuestro Supremo Idiota anunció a media cristiandad una sorpresa que sacudiría los pilares de la civilización y acabaría con Eliseo Fernández Montúfar, el candidato panista a la alcaldía de #Campeche.

Otro audio, pensé. Me equivoqué. Esta vez fue no fue una de esas lactancias cotidianas sino su fase superior: la certificación por parte de peritos contratados por alguna agrupación de que la voz en esas grabaciones es, en efecto, de Montúfar. Caraxo, me dije, esta sorpresa no sacude ni a una reguetonera.

Por experiencia propia, Alito debería saber que esos ataques no funcionan. En su momento él fue señalado por no haber terminado la preparatoria (al parecer compró su certificado de bachillerato en el INEA de Bécal), por no haber acabado la carrera de abogacía en la UAC y sin embargo usurpar el título, por las dos actas de nacimiento, por la licenciatura en Derecho que logró vía fast track en la Benemérita René Descartes donde no tuvo compañeros de generación, no lo recuerdan, nadie lo vio nunca; por etcétera.

En suma, dado los escándalos que le construyeron una reputación abominable, nadie podría confundir a Moreno Cárdenas con una persona decente y, sin embargo, ahí lo tienen, gobernándonos gracias al voto mayoritario de la campechanada, testimonio de los tiempos oscuros que vivimos.

Y si la experiencia propia no le bastaba, tenía la ajena. Ningún político ha sido tan vilipendiado como AMLO al que le han acomodado de todo: los videos de Bejarano, el desafuero, la fascinación chavista, la influencia rusa, propiedades suntuosas, infartos prematuros y no obstante va rumbo a la presidencia de la República con un margen de votación nunca antes visto.

Y si ninguna experiencia bastaba, podría haber usado el sentido común. Ni AMLO ni Eliseo son responsables del apoyo popular que gozan. Ellos no son más que los catalizadores del antiguo, profundo e inacabable cansancio de la ciudadanía mexicana contra el poder convertido en empresa particular, contra los excesos de una clase política corrupta y estúpida, a la que pertenecen Peña Nieto y Alito, que nos ha metido en un socavón interminable.

Así las cosas, no hay audio, video porno, golpe mediático que desencante al campechano de a pie de su enamoramiento con Montúfar porque ese respaldo no se alimenta de la simpatía o el carisma del candidato, por demás inexistentes, sino del hartazgo y el rencor.

Eso lo debió tener claro Alito desde que lanzó la primera grabación y ésta se diluyó en la nada, como todas las demás. Y ese mismo destino le espera a esta última ocurrencia, la del peritaje, que para colmo no sólo le hará al panista lo que el sol al indio sino que además confirma la persecución en su contra y radiografía la desesperación del Supremo Idiota, todo en el mismo paquete.

¿Qué sigue en esta ofensiva contra Eliseo? A estas alturas cualquier cosa es posible si tomamos en cuenta la prolífica imaginación del goberladrón campechano. Recordemos que fue él quien nos enseño que para llegar a donde nunca hemos llegado tenemos que hacer lo que nunca hemos hecho. Es más, tal vez hoy por la madrugada, cuando salga a correr por el Periférico su Corvette recién adquirido, un torrente de celestial inspiración le inunde la mollera y descubra que la clave para desbaratar a Eliseo es, por supuesto, un audio.

Besitos.

Tantán.

PRI: espasmos agónicos

sub-buzz-23677-1527690668-1.jpg

 

El PRI ya perdió. Las últimas encuestas dan a López Obrador una ventaja de 26 puntos sobre Anaya y 33 puntos sobre Meade, y cada punto porcentual equivale a 850 mil votos. 22 millones de votos son la diferencia entre el panista y el Peje, y 33 millones la distancia con el candidato ciudadano devorado por el tricolor. Y caraxo, el tabasqueño sigue creciendo como reflejo del enorme rencor y cansancio generados por la irresponsabilidad, ineptitud y corrupción de Peña Nieto y su generación Timbiriche.

Por tanto, si a usted le han extrañado las invitaciones hechas por el presidente del CEN del PRI a Anaya para sumarse a Meade en la carrera hacia el triunfo y las encuestas que colocan al priista en segundo lugar, le explico: Meade ya no repuntó, Anaya ya fue, y caballadas como la invitación al Chico Maravilla son parte del pleito en el fondo del charco para pelearle al PAN las diputaciones federales y senadurías que los priistas necesitan para mantener algún espasmo de vida durante el gobierno de AMLO. Eso es todo.

Les recuerdo que el 70 por ciento del financiamiento público que reciben los partidos se calcula de acuerdo con el porcentaje de votos que obtuvieron en la elección de diputados inmediata anterior.

Y cuidado: si usted es burócrata o empleado de alguna empresa vinculada al PRI y han llegado a molestarlo exigiéndole la credencial de elector, incluso lo han obligado a recolectar las credenciales de amigos y vecinos, sepa que la razón NO es darle seguimiento a su voto para conocer por quién tachará finalmente la boleta, porque esa información es imposible de obtener. Se trata de algo más simple: intimidarlo. Es una medida preventiva del PRI-Gobierno, que sabe la madriza que le espera el primero de julio y se protege ahora que pueden coaccionar y amenazar impunemente.

Nos vemos mañana.

Besitos.

Tantán.

Rectoría fue destino

AlitoDesarmador.jpg

Toc toc toc…
Puerta que se abre, señora que asoma y pregunta:
-¿Qué se le ofrece?
Muchacha que enciende el Ipad y dice:
-Buenas tardes. Soy brigadista del PRI y vengo a hablarle de nuestros candidatos…
-¡A mí no me vengas con eso que estoy harta de ustedes…!
-¡No me regañes! -responde la muchacha guardando el Ipad-. Sólo te recuerdo que tu hermana trabaja en la Secretaría de Salud y tu sobrina en Secud, y que contamos con tu voto el primero de julio. Piensa en esos empleos. Estaremos pendientes.
Muchacha que se aleja. Señora que exclama:
-¡Jesús!
Puerta que se cierra.

-0-

González Curi envió a Alito Moreno a derrocar al rector de la UAC y el muchacho, en el trance de cumplir la encomienda, olvidó al cerrajero. Fue así como ingresó en el Salón de la Fama de los porros chafas con una foto en la que se le ve empinado ante la puerta de Rectoría, luchando contra la terquedad de la cerradura con un miserable desarmador.

Como gobernador, en apenas dos años Alito fracasó. Bajo su gobierno Campeche ha hilado 10 trimestres en el tobogán económico y reina el desempleo, la marginación y el atraso. Salvo el malecón de la capital, lugar donde se pasea con su circo blindado y guaruras con subfusiles de asalto P90, el resto de la entidad tiempo ha que desapareció en un bache.

Somos ya el primer lugar nacional en corrupción según reporte de la Coparmex y San Panchito de Campeche, donde se concentra toda la inversión pública del sexenio, es un escaparate de obras paralizadas porque el dinero desapareció en el intento de encumbrar al sobrino y a los amigos en cargos políticos.

En los hospitales de la entidad no hay gasas, alcohol ni aspirinas; y en el de Especialidades, como reportó la doctora Guillermina Arceo, desde hace un año dejó de funcionar el tomógrafo y muchos otros equipos; y lo que es peor, los que todavía jalan son subrogados al hospital privado que acaban de inaugurar los cuates de Alito.

No sólo eso, fue en Especialidades donde con profesionalismo y eficiencia atendieron a su hijo cuando se rompió la cabeza. Él mismo lo publicó en redes sociales. Pero la atención que le brindaron fue un caso aislado porque la realidad es que ni siquiera hay agua potable, y no les cuento del calor metalúrgico que soportan personal y enfermos porque tampoco sirve el aire acondicionado.

La inseguridad, ustedes la conocen. Pocos se han salvado de los robos y de la violencia imperante; y ya formamos parte de las estadísticas macabras: entre 2017 y lo andado de 2018, 146 mujeres han desaparecido en Campeche. La última en Escárcega, se llama Elizabeth.

Pero según Alito, su fracaso no tiene por qué traducirse en resultados electorales negativos para él, su grupo y su partido. Para eso se tomaron previsiones. No hay obras pero hay Claudio, no hay medicamentos en las clínicas pero sí en las casas de campaña del PRI. Y las víctimas de la delincuencia pueden esperar, por ahora los sistemas policiacos están aplicados en el espionaje a candidatos opositores.

Y con aquellos campechanitos que, habitando un estado pobre, inerme y burocratizado, se atreven a proclamar que no votarán por el PRI, que ya están hartos de ratas y que hace falta un cambio, siempre queda el remedio de la intimidación laboral. Toc toc toc…

-0-

Alito trabaja el proceso electoral con las únicas herramientas que alguien de su calaña conoce. No se le pueden pedir peras al porro. Tal vez con eso le baste para imponerse, tal vez suceda algo raro y los campechanos den señales de irreverencia. El caso es que justo cuando no tenemos tiempo que perder él seguirá ahí por tres años más, comprometido con los negocios desde el poder, cobijado por una prensa inservible de tan rastrera y derrotado por los problemas de Campeche, cuya complejidad es inmensa y ante los cuales, por desgracia, no tiene otra respuesta que su ineptitud, el equivalente de aquel miserable desarmador de la foto que debió servirnos de advertencia.

Besitos.

Tantán.