Alito sigue volando

palpa.jpg

El jueves pasado, nuestro goberladrón asistió a Villahermosa al reconocimiento que el Tabasco Hoy entregó a Cuauhtémoc Cárdenas, regresó al recibimiento a Enrique Peña Nieto, que vino a despedirse con una auscultación minuciosa de su gran obra en Campeche: los implantes mamarios de nuestro Supremo Idiota (ver foto), y además a supervisar el final de los trabajos de parto de la Avenida Costera, feliz madre de decenas de topes saludables y muy hermosos. Alito también estuvo presente en el último informe de Velasco en Chiapas, que acabó en un tiradero de gas lacrimógeno. Ha ido y venido tantas veces de Toluca que los instrumentos de navegación son innecesarios, los pilotos se guían por el rastro de botox en el aire. Han sido días frenéticos  de innumerables viajes en avión rentado que los campechanos pagamos, me dicen, a razón de 3 mil 500 dólares la hora.

Mientras tanto, durante el gobierno de Alito Moreno la deuda pública del estado se disparó en 168 por ciento: llegó a 2 mil 175 millones de pesos en septiembre de este año; el gasto en comunicación social también se aceleró y roza ya los mil 700 millones de pesos, y lo peor es que la hemorragia empeorará con la obsesión por huir de su fracaso campechano hacia la dirigencia nacional del PRI, sobre todo porque la peregrinación se le está dificultando.

En una confesión a sus amigos, Alito reveló que Gamboa Patrón lo tiene bloqueado, entre otras cosas porque en la asamblea del tricolor del 10 de agosto de 2017, celebrada en Campeche, empujó la reforma antichapulines y humilló al yucateco, que junto con Manlio había hecho del salto frecuente una disciplina a la altura del Cirque Du Soleil. Y para depurar la burla, Alito circuló entre sus cuates un mensaje vía Whatsapp que decía: “Me chingué a los viejitos”; por supuesto, la canallada llegó a los directamente afectados.

Pero, y aquí viene un motivo para sentirnos orgullosos de la campechanidá triunfadora, nuestro Supremo afirmó que a fin de cuentas Gamboa será derrotado porque para comprar la dirigencia nacional del PRI tiene 150 millones de pesos (y se palmeó los bolsillos), y si hacen falta más los pone, qué caraxo, pero lo que no está en duda es que don Emilio se la peletier (galicismo que significa: me la verá durmiendo). Moraleja para los eternos cangrejos campechanos de la cubeta: todo se puede con el esfuerzo de un pueblo que sólo pide maquetas para ser feliz.

Alito vuela.

Besitos.

Tantán.

El goberladrón del año

valores.JPG

¿Cuánto nos costó la portada de esta revista de “distribución gratuita”? Nos costó parte del cataclismo del sistema de Salud, es decir, hospitales destrozados, desabasto de medicamentos, reducción de la plantilla de médicos y enfermeras, equipos inservibles que ni son reparados ni tampoco sustituidos, ambulancias sin combustible, incertidumbre, sufrimiento y muerte.

Nos costó un porcentaje del catálogo de obras inútiles, onerosas e inacabadas porque el dinero fue robado, gastado en las campañas políticas que resultaron un fracaso descomunal para el Gobernador del Año, o desperdiciados en comunicación social y esto último se traduce en primeras planas repletas de elogios grotescos, editoriales Pay Per View donde Alito Moreno no es Calígula sino Julio César, y portadas de revistas como esta, donde la justificación del chayo es el retoque de Photoshop que encubre aquello que olvidó el botox.

Nos costó una fracción del saqueo brutal con el que Alito intenta sobrellevar las frustraciones del adolescente pobre que fue, obligado a lavar los coches de sus amigos ricos para que lo sacaran a pasear y a romperse la madre por ellos porque la lealtad del jodido siempre es bien apreciada por el junior.

Hace cuatro años, la portada de esta revista costaba 35 mil dólares, siempre y cuando sus enviados fueran a ofrecértela; si tú los buscabas, el precio llegaba a los 45 mil dólares. Alito debe haberlos buscado, porque en su enloquecida campaña para ubicarse como prospecto a la dirigencia nacional del PRI paga para aparecer donde sea. Y actualizando costos pongamos que ahora son 50 mil dólares por el honor de ser nombrado Lo Que Sea del Año. Al tipo de cambio de hoy este chiste malo nos salió un millón 8 mil 105 pesos.

Pero falta algo. El gasto diario de Alito en elogios para sí mismo es de millón y medio de pesos, por tanto, además del desembolso a la revista para que su frente lisa como sus ideas luciera encantadora en “distribución gratuita”, los campechanos erogamos 491 mil 895 pesos más para que los medios locales y textoservidores difundieran la buena nueva: la entidad con la peor economía y la tasa más alta de desempleo, donde la mitad de la población no gana lo suficiente para comprar la canasta básica y la delincuencia sólo es combatida con cifras maquilladas en Comex, es decir, la entidad saqueada, empobrecida y enferma que habitamos, tiene al Gobernador del Año. Felicidades.

Besitos.

Tantán.

Salud cae, Alito vuela

 

vuelos.jpg

 

Lo que ha hecho Alito Moreno con el Sector Salud es inhumano y criminal, aunque usted está en todo su derecho de agregar el adjetivo más cercano a su corazón. Hoy por la mañana me llegó un reporte desde el Hospital de Especialidades. Esta vez no fue la escasez de medicamentos, la ausencia de médicos o el inservible sistema de climatización y su consecuencia lógica: el calor metalúrgico que todo lo pudre. Esta vez fueron los análisis clínicos: están corriendo las citas quince días porque en el hospital no tienen tubos de muestras.

La solución que propone el personal a los pacientes es un testimonio de misericordia burocrática: aguántense. Por desgracia, las enfermedades son renuentes a respetar la voluntad de sus anfitriones y a sujetarse a horarios de oficina, fechas de inventario y de entrega de proveedores. La única solución es recurrir a un consultorio particular, pero aquí nos metemos en otro conflicto.

Campeche, madre querida de marinos audaces y valientes (el himno debe ser una parodia), es una ruina. Es la peor economía del país y el reino del desempleo donde el 70 por ciento de sus habitantes no gana lo suficiente para comprar la canasta básica. Con ese antecedente, el saqueo y descuido del sistema de Salud, que es la única esperanza de los campechanos despojados y empobrecidos para lidiar con los males del cuerpo, es una monstruosidad.

Y mientras la tragedia continúa, nuestro Supremo Idiota, Alito Moreno, tiene dos meses viviendo en la Ciudad de México pero regresando a menudo para rebuznar los temas que son pase automático al bostezo universal. Para sus visitas se traslada en su jet Hawker matrícula N822TM, cuya renta, operación, mantenimiento y demás nos cuesta a todos, incluyendo a los que agonizan en el hospital.

Les van algunos datos: el tanque de combustible se llena con 7 mil litros de gas cuyo precio por litro está en los 18 pesos, más o menos. En total, 126 mil pesos; claro, hay que repostar en cada parada, lo mismo cuando viaja a Toluca que cuando cambia el plan de vuelo súbitamente y se va a los Estados Unidos de shoping.

El horario de operación de los aeropuertos es de 7 a.m. a 7 p.m., arribar antes o después tiene un costo por concepto de Extensión de servicio de mil 749 pesos/hora.

Sobre el mantenimiento y la renta de la aeronave es poco lo que hemos podido conseguir, la información la tienen guardada a piedra y lodo. Pero va a caer. En tanto, saquen cuentas del pago mensual con estos números proporcionados por la página de López Dóriga: (la renta de) “un avión privado para cuatro personas de la capital del país a Cancún tiene un costo de 20 mil 600 dólares, alrededor de 390 mil pesos, lo que representa un costo de casi 98 mil pesos por persona.”

Ahora bien, la razón de sus frecuentes viajes a la Ciudad de México es, de nuevo, la ilusión de llegar a la dirigencia nacional del PRI, y como lo hizo antes, cuando deliraba con ser candidato a la Presidencia, está invirtiendo todo el dinero posible en su imagen. El derroche es aberrante.

Del primero de octubre de 2015 a septiembre de 2018, Moreno Cárdenas ha gastado en publicidad oficial mil 610 millones de pesos. Es grave el tiradero y lo peor es que ha empeorado en los últimos meses: de julio a septiembre, en el intento de hacerse pasar como amigo íntimo del presidente electo, AMLO, Alito desperdició 102 millones de pesos.

Así, el gasto diario promedio en comunicación social es de un millón 500 mil pesos. Sí, un millón 500 mil pesos cada 24 horas. Para ponerlo en perspectiva, eso equivale a:

5 mil pibipollos. 2 mil 500 cenas navideñas. 125 mil tacos al pastor. 18 mil 292 salarios mínimos. Un millón 212 mil 611 hemodiálisis para quienes no tienen Seguro Popular. Kilómetro y medio de calle pavimentada. 10 casas de interés social.

Ayer, Alito publicó un video para solidarizarse con las protestas contra la CFE. Veamos el tamaño de su solidaridad. Si el consumo promedio en Campeche es de 650 kWh y el costo del kW es de 1.05 pesos, el pago bimestral por familia es de 682 pesos. En esos mismos 60 días el despilfarro de Alito sería de 90 millones de pesos, con los que le alcanzaría para pagar el recibo de 131 mil 965 hogares. Según INEGI, en el 2015 habían en todo el estado 244,299 viviendas. ¿Apagón de protesta? Ajá.

Y por último, con el millón y medio que quema día a día en autoelogios podría comprar 652 mil 173 tubos de muestras para análisis clínicos que tanta falta hacen en el Hospital de Especialidades, pero las PRIoridades de Alito vuelan en sentido contrario a la sensatez y a la más elemental humanidad.

Besitos.

Tantán.

Según los datos proporcionados por un laboratorio particular, el paquete de 100 tubos de muestras cuesta entre 185 y 230 pesos. Tomando la última estimación, cada tubo sale dos pesos con 30 centavos. Si los 900 mil campechanos necesitáramos hacernos análisis, el costo total sería de 2 millones 70 mil pesos.

Los números sobre el gasto en publicidad de Alito pueden encontrarlos aquí: https://www.pagina66.mx/alito-derrocha-1610-millones-en-publicidad-en-3-anos/

El costo de renta de aviones privados, aquí: https://lopezdoriga.com/vida-y-estilo/precio-renta-avion-privado-en-mexico/

Imagen tomada de pagina66.mx

La culpa es de los enfermos

hospitles.jpg

Hace unos días, el diputado panista Pepe Inurreta dejó de pensar por un momento en los 124 mil pesos de dieta legislativa y subió a la tribuna para proponer un punto de acuerdo solicitando la presencia del secretario de Salud, un pan sin sal de apellido Rodríguez. La finalidad, dijo Pepito, era hacerle al funcionario algo así como 124 mil preguntas sobre la catastrófica condición de los hospitales campechanos.

El punto de acuerdo viajó a comisiones, zona criogénica. La exhumó ayer la mesa directiva durante la sesión rete ordinaria para informarle a Pepe que el punto de acuerdo había sido cambiado en comisiones, lo que supone una violación a la Ley Orgánica.

Un punto de acuerdo se aprueba o no, pero no puede ser modificado.

Y la modificación consistió en que el secretario no comparecerá para responder por la situación del sector Salud que está más fea que el disparate alado de color verde anémico que el goberladrón Alito Moreno colocó en el malecón. En lugar de eso, los legisladores se reunirán con Rodríguez en el hospital María del Socorro Quiroga de Ciudad del Carmen para realizar una inspección y jugar pashaques.

Pero la joya del punto de acuerdo modificado es que, en las líneas finales, los diputados afirman que también la población es responsable del mal estado de las instalaciones de Salud porque se enferma. Por tanto, lo procedente es crear conciencia en los campechanos para que ya no lo hagan, ya no se enfermen, y así dejen de acudir a las clínicas donde solo causan destrozos, al parecer.

El nuevo punto de acuerdo fue votado a favor por 28 diputados, incluyendo a los de Morena. Las intenciones son claras: traspapelar el asunto, transferir culpas, preservar la ruina hospitalaria y ahogar en la indiferencia criminal el sufrimiento y la muerte. El pueblo bueno y sabio, que Morena representa, tendrá que hacer mucha conciencia si no quiere ponerse punto final en sanatorios que son rastros.

Y ahora que digo Morena, recuerdo que la diputada Taje de Escárcega propuso hace una semana la creación de dos Comisiones, la de Búsqueda y la de Ayuda a Víctimas, para trabajar en los casos cada vez más numerosos de desapariciones y feminicidios que la Fiscalía local registra como accidentes o suicidios, artimaña burocrática para evitar que la república se entere de que aquí también las están matando y que la negligencia policiaca participa con entusiasmo en el exterminio.

La propuesta fue enviada a comisiones.

Con el antecedente del punto de acuerdo de Pepito, desbravado para proteger al sistema, ya sabe a qué se atiene, diputada Taje. Sus comisiones también serán desdentadas para proteger al goberladrón y al rete asqueroso fiscal estatal.

Y no se raje, diputada Taje (aje aje aje), cuando sus propuestas sean devueltas con las adecuaciones necesarias para que gobierno y homicidas permanezcan impunes y las víctimas sigan siendo envilecidas, que si usted votó a favor de culpar a los enfermos del desastre de todo el sistema de Salud, le toca probar una sopa de su propia miseria porque, tristemente, fue esa lógica burocrática que evade responsabilidades y criminaliza inocentes lo que usted avaló el día de ayer.

Besitos.

Tantán.

Lazo Pech protesta

lazo.jpeg

Los priistas protestaron ayer ante la CFE por los altos costos de las tarifas eléctricas, y hay en ello algo más indignante que el vulgar oportunismo del dirigente Lazo Pech y su manada, y es el profundo desprecio por la sociedad que suponen imbécil.

Campeones del cinismo, los payasos tricolores creen que somos lo suficientemente estúpidos para tragarnos la tierna historia de la conversión de los déspotas, en la que los mismos que engendraron las reformas estructurales que inflaron los precios de combustibles y electricidad, y entregaron todo a unos cuantos, son ahora nuestros defensores y aliados.

Lazo Pech ni siquiera fue capaz de imaginar un argumento más o menos digerible para justificarse, a fin de cuentas su auditorio somos nosotros, qué chingados, así que simplemente dijo: “Las nuevas exigencias polí­ticas hacen que el partido enarbole las exigencias ciudadanas”. Carajo, Lazo Pech: ¿y cuales eran las viejas exigencias y qué intereses enarbolaba el PRI en ese entonces?

Ahora bien, si los priistas quieren reconstruir su credibilidad y probar que están del lado de la sociedad, una espléndida oportunidad espera por ellos: pueden combatir la improvisación, la negligencia y la inacabable voracidad del gobierno de maquetas y delirios de Alejandro Moreno, ¿o van a esperar a que finalice el sexenio para ladrar contra la corrupción, la impunidad, las obras inconclusas, el crecimiento implacable de la criminalidad, el desastre del sistema de Salud y sus muertos y dolientes, el uso del botox como programa de asistencia social con un sólo beneficiario, entre otras muchas perversiones?

¿Has imaginado, Lazo Pech, lo ridículo que te verías si en agosto de 2021, con Morena o Eliseo a punto de tomar el control del gobierno estatal, te plantaras frente a la mansión de 100 millones de pesos de Alito para protestar contra el saqueo? Pues así te veías ayer, con la diferencia de que ante la celebración kitsch que edificó el goberladrón, la caja de concreto de la CFE es El Santuario de las Lajas.

Besitos.

Tantán.

Alvarito, el demoledor

alvaro.jpg

En 2017, Alejandro Moreno le arrebató un 36 por ciento al presupuesto del Sector Salud y lo transfirió a Comunicación Social y a su Oficina que estaba a cargo de Claudio Cetina. Eran los tiempos de Alito, futuro presidente de México según la frenética campaña de elogios de los textoservidores y de los videos del cambio de chip, la estrategia de precampaña de Cetina que luego fue gallo que usaba pilas. Por supuesto, lo anterior fue pagado con el sufrimiento y la muerte de los campechanos condenados a asistir a los hospitales de la entidad, todos ellos en vías de destrucción.

Y lo que es peor, carcomido un tercio de su presupuesto en las fabulaciones del Supremo Idiota, en aquel 2017 el sector Salud tuvo que enfrentarse, además, a otra plaga llamada Alvarito Artero, una botarga voraz.

Alvarito ya había sido secretario de Salud en el sexenio de Jorge Carlos, en el que destacó por ideas fabulosas como instalar un helipuerto en el Hospital de Especialidades y por la velocidad y maestría con la que socializaba pérdidas y privatizaba ganancias. Y no obstante los antecedentes patibularios, Alito lo trajo de vuelta.

Los resultados de la nueva aventura de Alvarito en Salud, bajo la dirección del Supremo Idiota, fueron los esperados: la Auditoría Superior de la Federación documentó desvíos en esa dependencia por 257 millones de pesos.

Hace exactamente un año, Alvarito fue enviado a la delegación del IMSS, institución que estaba pasando las de Job cuando de pronto se encontró frente a las fauces de la ballena de Jonás (ustedes perdonen pero en estas fechas me da por leer cómics hebreos).

Ayer en los juegos infantiles, mientras veía a mi hijo experimentarlo todo hasta comprender que la gravedad es insobornable, me llegaron unas imágenes y la información de la que, al parecer, es la más reciente hazaña de Alvarito.

Compró una casa en la Privada de la calle 14 entre 45 y 47 del Barrio de Guadalupe, con un valor de dos millones de pesos. La casa está junto a la que habita con su familia. Y la mandó a demoler. Construirá ahí su jardín, seguramente, y si el presupuesto que la cuarta transformación le acomode al IMSS lo permite, se regalará una alberca para que reproduzca ahí la migración anual a las aguas del Mar de Cortés.

casa1.jpg

Agenciarse el dinero destinado a la salud causa graves daños colaterales: destrucción de la infraestructura hospitalaria, desabasto de medicinas, reducción del personal médico y de enfermería, etcétera y, por tanto, agonía y muerte; esos son los cimientos en los que el doctor Alvarito ha descansado su fortuna. Me pregunto: ¿a cuántos segundos estamos de enterarnos de que Artero, en la irrefrenable carrera por devorar todos los recursos a su alcance, cometió alguna monstruosidad como la del agua salina a niños con cáncer con la que Javier Duarte alcanzó la fama mundial? Corre cronómetro.

Besitos.

Tantán.

 

Mujer contra mujer

feminicidio.jpg

Las matan por pu-tas, por criminales y por no ir a misa, dijo el obispo de Chilpancingo Salvador Rangel. En México, morir por ser mujer es fácil: el entorno machista y violento es propicio además de que la inutilidad policiaca acaba siendo un aliciente para el crimen, y la tragedia aumenta con la insensibilidad, incluso la misoginia, que las instituciones de este país, incluidas las que divulgan el amor de Dios, muestran ante esta desgracia.

Pero en Campeche las mujeres no sólo tienen al machismo, a las instituciones y a Dios como enemigo; contra ellas juega también la disciplina de las diputadas del PRI y de los partidos “opositores” aliados al tricolor y subvencionados por el gobierno estatal. Miren:

Entre 2017 y mayo de 2018 desaparecieron 146 mujeres en Campeche, según el Observatorio de Violencia Social y de Género. Ante el horror, la diputada Sofía Taje de Escárcega expuso un punto de acuerdo para la creación de dos Comisiones: Local de Búsqueda y de Atención a Víctimas. Su municipio es el más golpeado por la tragedia.

Morena y PAN votaron a favor; 17 de los 35 votos posibles. Pero el PRI, PANAL, PRD y PT fueron en contra. 17 contra 17.

El voto de calidad recayó en la presidente de la Mesa Directiva, Guadalupe Torres Arango del PRI, la misma que alguna vez fue titular del Instituto Estatal de la Mujer y dio ahí su primer sorbo a la fama cuando, en una entrevista, fue su secretaria la que respondió preguntas mientras ella imitaba a Forrest Gump.

La semana pasada Torres Arango fue, también, la protagonista de un desliz en la tribuna del congreso cuando dijo que el PRI siempre ha estado a favor del delito, confesión que las redes sociales agradecieron premiándola con la etiqueta de rebuzno viral.

Y ayer, en la votación para crear instancias para la protección y atención de las mujeres campechanas, la diputada Arango volvió a lucirse: votó en contra. El punto de acuerdo se turnó a comisiones, que es sinónimo de hibernación.

-0-

Las razones por la que el PRI y satélites se oponen a las comisiones son dos: encubrir a la Fiscalía estatal, eficiente sólo cuando se trata de perseguir a “maqueticidas” y otros blasfemos, y no distraer recursos económicos para que Alito, que sigue obsesionado con huir del fracaso de su gobierno y para ello ha cambiado el delirio presidencial por la dirigencia nacional del PRI, pueda seguir invirtiendo cantidades fluviales de dinero en su simulación.

Fluviales, sí. De septiembre de 2015, fecha de su toma de posesión como capitán del naufragio campechano, a la fecha, Moreno Cárdenas ha dilapidado un millón 720 mil pesos diarios en el culto a su imagen.

Tan sólo el año pasado cada campechano aportó sin consulta de por medio 698 pesos para la celebración en prensa de las desmesuras del Supremo Idiota, y si eso no les da una idea exacta del desastre, les va otro argumento: entre Comunicación Social y su Oficina el gobernador tiró casi mil 200 millones de pesos el año pasado, mientras que en ese mismo periodo destinó apenas 800 millones a Salud. PRIoridades.

Nop, lo PRImordial es pasear el rostro y los logros de Alito por los medios de comunicación. Que los campechanos sigan muriendo en los rastros públicos antes conocidos como hospitales y las mujeres desapareciendo, a fin de cuentas nunca llegarán a las primeras planas.

-0-

Las mujeres son mayoría en el congreso, les pertenecen 18 curules y con eso era suficiente para aprobar las comisiones propuestas. Pero las priistas y sus rémoras prefirieron votar por las desapariciones para proteger al fiscal Juan Manuel Herrera y al goberladrón.

En lo que va de octubre, una mujer y una niña de once años desaparecieron en Escárcega y, de acuerdo a lo visto, hay razones para pensar que habrá mucha más víctimas. Recuerden eso cuando algún textoservidor elogie la paz social que se respira en Campeche o cuando alguna diputada del PRI diserte sobre la equidad de género en la repartición de cargos políticos, asunto de suma trascendencia porque así las mujeres alcanzan cargos desde los cuales pueden impulsar medidas relevantes para acabar con el machismo, la violencia y la misoginia.

Besitos.

Tantán.