Crónicas Carcelarias. La traición de Claudio (no incluye a Eliseo).

claudioyalito.jpg

Día 42. Sigo encarcelado por orden del gobernador campechano Alejandro Moreno Cárdenas.

Ayer, en TRC, le preguntaron al candidato del PRI a la alcaldía de Campeche, Claudio Cetina, cuál debería ser el principal objetivo de un gobernante, y él dijo: “dar resultados”. Me sentí mal. Nada me golpea tanto como la desfachatez de un malagradecido. Me explico.

Claudio es un político de probeta de laboratorios AMC y por tanto, a la pregunta que le hicieron, debió responder desde la gratitud hacia su creador Alito Moreno. Por ejemplo, hubiera dicho que el objetivo primordial de todo gobernante es coleccionar guaruras de acuerdo a la relación entre sus características físicas e intelectuales y las etapas evolutivas del hombre, para que, además de las labores de seguridad, el escuadrón funcione como curso portátil de antropología.

Podría haber argumentado también que todo gobernante debe aspirar, como función principal, al refinamiento de la simulación, y entonces elogiar a Alito comparándolo con Jorge Carlos Hurtado, a quien ha aventajado. Mientras Hurtado colocó miles de primeras piedras sin preocuparse jamás por las segundas, desaparecidas hasta el día de hoy, nuestro actual gobernador ha eliminado ese trámite engorroso sustituyéndolo por la producción masivas de maquetas. De esa manera, Alito le evita a los campechanos el trabajo de pensar en qué cosa se hubieran transformado las primeras piedras de Hurtado y a cambio les entrega el producto terminado aunque en miniatura.

Fernando Ortega se vestía con retazos de lona de circo, Alito gasta cientos de miles de pesos en la tienda Louis Vuitton de la avenida Masaryk en Polanco, una de las más exclusivas del país. Claudio podría haber aclarado la diferencia honrando a su jefe. Bastaba decir que si somos la peor economía de México y siete de cada diez marinos audaces y valientes no ganan lo suficiente para adquirir la canasta básica, el mensaje que aporte el gobernador con su atuendo es vital. En tiempos de Fernando, que se vestía como El Botija, la opinión generalizada era que la desgracia campechana no tenía remedio; pero ahora que Moreno Cárdenas se adorna con ropa de diseñador y afeites de metrosexual guapachoso, la comunidad global está de acuerdo en que aquí hay voluntad de superación porque por lo menos hay alguien que quiere ingresar al grupo de bailarines de Lady Gaga.

Etcétera.

Cuando Alito impuso a Claudio como candidato a alcalde lo hizo por amistad y sin atender a la falta de méritos de su pupilo. Consciente de eso, acompañó el nombramiento con una carta de recomendación que difundió en redes sociales, para asegurarnos que su maquetas estaban seguras con Cetina. Y ahora le está inyectando a la campaña toneladas de dinero provenientes de la obra pública, de los suministros hospitalarios, de la educación, de donde sea para ayudarlo a ganar. De ese tamaño el amor.

Y el canalla de Claudio contestó en TRC, con premeditación, alevosía y ventaja, que el principal objetivo de un gobernante es aquello en lo que Alito ha fracasado miserablemente: dar resultados. Lo de Cetina fue una agresión sorpresiva e imperdonable, un rasguño en la cara con uñas de acrílico cuando Moreno Cárdenas, indefenso, miraba hacia el cielo buscando teleféricos.

Se cumplió lo que está escrito desde el inicio de los tiempos: cría cuervos y te sacarán los chips sin anestesia. Amén.

Besos de gallo artero.

Tantán.

#BestiometroNoSeCalla

Crónicas Carcelarias. Obras Monumentales, salvación del PRI.

bazarartesanal.jpg

Día 39. Sigo encarcelado por orden del gobernador de Campeche, Alejandro Moreno Cárdenas.

El bazar artesanal debió haber sido entregado, con todo y prórroga, el 15 de diciembre del año pasado, y ahí sigue, sin avanzar ni un milímetro, honrando el sexenio del Supremo Idiota donde todo se comienza, nada se termina, pero el gobernador gasta 3 mil millones de pesos mas de lo presupuestado en 2017 sin que nadie sepa a ciencia cierta en qué.

Las obras “monumentales” también están detenidas: el segundo piso de la Av. Gobernadores, la ampliación de la Av. Costera (que ya causó algunos muertos), el parque Moch Couoh y la Unidad Deportiva en Carmen. Para la construcción de esas barbaridades el goberladrón Alito Moreno solicitó un crédito de casi mil millones de pesos que ya fue aprobado y entregado, pero que, evidentemente, no se está aplicando en los ornamentos para una entidad difunta.

Parálisis, dinero extraviado, desabasto en hospitales, baches. Tiempos electorales. Deben estar muy mal los candidatos del PRI para que el gobierno haya decidido desviar todos los recursos, incluyendo el de las edificaciones que nos han presentado como el pasaporte a un futuro idílico, para darle vida artificial a Claudio Cetina, un candidato que de tan simple es intragable; a Oscar Rosas en Carmen, que goza de la maldición de haber votado por la Reforma Energética a la que los isleños achacan su tragedia económica; a José Luis Arjona, perdón, a Daniel León en Champotón, y con mencionar al titiritero todo está dicho, a Cristian Castro Bello, el sobrino que Alito quiere hacer senador y después gobernador para multiplicar en familia las mansiones de 100 millones de pesos, las motos, las Suburbans blindadas retacadas de guaruras y, en fin, todos los delirios de un junior tardío que no tuvo papi que le pagara esos lujos, pero que ahora tiene el dinero de los campechanos para afrontar la crisis de los cuarenta como el fresa que nunca pudo ser a los veinte.

A los mil millones de pesos para santuarios faraónicos súmenle los mil 290 millones que Moreno Cárdenas ha pagado, según transparencia, a los perros de presa de los medios de comunicación para que desbaraten a mordidas al candidato del PAN a la alcaldía campechana, Eliseo Fernández; al munícipe de Carmen, Pablo Gutiérrez Lazarus, y a todo aquel que se interponga en el plan genial del payaso mitómano que vomita maquetas.

Obras inútiles, el pretexto ideal para solicitar un préstamo monstruoso e invertirlo en el triunfo de una horda de inútiles que continúen con el saqueo y la frivolidad que, al parecer, los marineros audaces y valientes disfrutan en grande.

Mil millones de besitos (a pagar en veinte años)

Tantán.

#BestiometroNoSeCalla

Crónicas Carcelarias. Llegar o no llegar.

no llegue.jpg

Día 36. Sigo en la cárcel por orden del gobernador campechano Alejandro Moreno Cárdenas.

¿Y si se retrasa el vuelo comercial y no llega a una reunión importante en las Naciones Unidas?, le preguntaron a AMLO después de afirmar que de arribar a la presidencia venderá el palacio flotante de Peña Nieto y él contestó: Pues no llegué. A la cuenta de tres, sus adversarios se le fueron encima con chakos, cadenas y el argumento simplón de que su provincianismo no le permite comprender la trascendencia de la pompa y circunstancia diplomática.

Los opositores al Peje todavía no entienden que el descrédito que arrastran convierte todo ataque al tabasqueño en una inyección de anticuerpos. Transformado en la esperanza de millones para dejar atrás la pesadilla del gobierno actual y la mortandad epidémica que inició con Calderón, visto como una vía rápida para recomponer el país que la generación Timbiriche ha saqueado hasta las náuseas, AMLO está blindado contra todo señalamiento racional y cualquier agresión de sus detractores. No sólo eso; al atacarlo por cuestiones como no llegar una reunión de la ONU por treparse a vuelos comerciales, le dejan el escenario dispuesto para que vuelva a acariciar los oídos de los mexicanos hartos de Casas Blancas y gasolinazos con la historia cursilona, pero efectiva, del hombre que prefiere la impuntualidad a seguir sangrando los anémicos bolsillos del pueblo.

Además, criticarlo por no dar importancia a la diplomacia cuando el actual Presidente de la República impuso como canciller a su compadre Videgaray que, sobrado de estupidez y falto de tacto diplomático, confesó que llegaba al cargo a aprender, me parece un disparate.

Por último, la idea de que tener una nave privada a disposición es sinónimo de llegar a tiempo, es absurda. A bordo de su nave, Peña Nieto ha ido a todos lados. Lo hemos visto haciendo el ridículo en la ceremonia de los saludos con Obama y Trudeau; vagando como alma en pena en cumbres internacionales, presumiendo su furioso monolingüismo que hizo del infrestructocho un meme eterno, y arrastrando su legendaria ignorancia por el planeta. El hábito no hace al monje. Que el Peje Presidente se encarame en un avión comercial y no llegue a un compromiso internacional es muy probable. Pero Peñita en su aeronave de 3 mil millones de pesos y en pleno uso de su indigencia mental, no llegó nunca.

Besitos viajeros.

Tantán

#BestiometroNoSeCalla

Crónicas Carcelarias. Alito Triunfa.

 

alitotriunfa.jpg

Día 34. Sigo encarcelado por orden del gobernador campechano Alejandro Moreno Cárdenas.

Como ustedes saben, Campeche tiene pocos síntomas vitales. El último se registró en el pasado carnaval cuando un contingente con boleto en mano se enardeció porque no lo dejaron ingresar al show de Maluma y se enfrentó a los policías y al comité organizador con inusitada ferocidad. Pero por lo general el campechano pasta mansamente en su zona de confort y si a caso, de vez en vez, musita algunas mentaditas, leves y cariñosas, para no molestar a nadie.

Esa docilidad ha permitido a nuestros gobernantes robar y destruir a su antojo y el resultado es que hoy día somos el koolo del cosmos: la peor economía del país, la sede vitalicia del desempleo, otro foco rojo en cuanto a ejecuciones del crimen organizado, el peor lugar para los jóvenes profesionistas y un largo y tortuoso etcétera.

Pero por suerte llegó a nos un joven gobernador, que a dos años de tomar el poder ha pasado tantas veces por el taller del cirujano plástico que ya parece sucursal de la Tigresa del Oriente, pero cuya voluntad de poner su inteligencia al servicio de su pueblo sigue intacta y, en días recientes, dio sus primeros frutos.

Según INEGI, Campeche alcanzó uno de los primeros ocho lugares, repito, uno de los primeros ocho lugares en…Corrupción. Voy a poner un punto y aparte aquí para dar oportunidad al festejo.

Regreso. Según la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental, entre 2015 y 2017, años en que ha gobernado Alejandro Moreno, la Tasa de Prevalencia de Corrupción creció en un 30%. Antes, 9,791; ahora, 12,708 víctimas de corrupción por cada 100,000 habitantes. Y la Tasa de Incidencia de Corrupción se incrementó un 58.6% y llegó a 27,700 casos por cada 100,000 liberales y heroicos burócratas.

No es un logro menor el reconocimiento del INEGI. La corrupción en México tiene exponentes de excepcional calidad, a la altura de cualquier potencia del ramo (ahí sí derrotamos a Alemania por goliza y sin las barbaridades metafísicas de Juan Carlos Osorio), y nuestro amurallado terruño ha ingresado por la puerta de honor a la élite nacional de la transa, el chanchullo y otras artes derivadas de la divina impunidad. El triunfo, por supuesto, es todo de Alito Moreno, que tomó una entidad quebrada económica y anímicamente y la transformó: ahora somos pobres y desempleados, pero frondosamente corruptos.

Para decirlo de otra forma, cuando mas cerrada era la noche campechana, la tenacidad y la sabiduría de nuestro gobernador produjo un apagón de clase mundial.

Besitos con marcha triunfal de Aída.

Tantán.

#BestiometroNoSeCalla

Crónicas Carcelarias. Padre encadenado.

esposado.jpg

Día 33. Sigo encarcelado por orden del gobernador campechano Alejandro Moreno Cárdenas.

Homenajeando la ancestral costumbre campechana de hacer todo al revés, el día de mañana, a las 13:30 horas, van a llevarme a Casa de Justicia a una fársica Junta de Mejor Proveer con la intención de quitarme la guardia y custodia de mi hijo, para que la denuncia en mi contra armada a retazos por la fiscalía empiece a encajar.

Porque hasta ahora la imputación del Fiscal Juan Manuel Herrera en mi contra no se sostiene. Tuve a mi hijo en Champotón por petición de su propia madre, así lo corroboró la Juez del Juzgado Tercero Familiar que el 18 de octubre me concedió la guardia y custodia.

Llegados a éste punto, queda claro que los cargos por no pagar manutención y por sustracción de menores fueron ficciones elaboradas para justificar tanto la humillación pública al padre irresponsable, caldo podrido que nadie tragó porque estaba clarísima la motivación política del caso, como la violencia del arresto, el montaje de las audiencias y la prisión preventiva como medida cautelar, que resulta desproporcionada y ridícula, y cuya verdadera finalidad era recluirme en la cárcel para aislarme en una celda y obligarme al silencio, cosa que, creo, no ha tenido mucho éxito.

¿O a cuántos padres conocen ustedes, que acusados por no pagar manutención, amenacen de muerte en la cárcel por escribir pen-de-ja-das?

Lo triste es que mañana, por protocolo de seguridad, me llevarán a Casa de Justicia esposado de pies y manos, y así me verá mi hijo al que no veo desde la tarde de un sábado de hace 6 meses, cuando jugó su segundo partido oficial de beisbol y rumbo a la casa, mientras se bañaba, vestía y aguardaba la llegada de su mamá, me hizo prometerle cien veces que practicaríamos mucho su bateo porque quería pegar cuadrangulares.

Pasar del bate sostenido por padre e hijo para desentrañar los misterios del swing al padre maniatado por esposas y cadenas será una impresión devastadora para el niño. Si salgo de aquí, si no me accidento por orden del Supremo Idiota, tendré que trabajar mucho para borrar esa experiencia traumática de su cabecita, y quién sabe. La miseria humana produce heridas que, a veces, son indelebles.

Besitos de padre desobligado.

Tantán.

Postdata: que hoy mi exesposa dará una rueda de prensa. Podrían preguntarle, por favor, si ella mintió o no en su denuncia. Sólo eso.

#BestiometroNoSeCalla

 

Crónicas Carcelarias. Paladear la nostalgia.

pescado-frito-800x445.jpg

Día 31. Sigo en la cárcel por orden del gobernador campechano Alejandro Moreno Cárdenas.

Una de las bendiciones de estar en la cárcel de Kobén privado ilegalmente de mi libertad, es que me reencontré con un sabor de mi infancia, un pescado frito como aquel que vendía don Manuel Ancona y que mi papá llevaba a casa.

Ojalá que ustedes que están allá afuera, privados por su propio deseo de su libertad de opinar, de protestar, de crecer, de exigir un trato de ciudadanos y no de vasallos, de trabajar para rescatar Campeche de sus secuestradores y explotadores, encuentren en su presidio el sabor de la nostalgia que he hallado en el lugar menos imaginado.

Besitos de pescado.

Tantán.

#BestiometroNoSeCalla

Crónicas Carcelarias. Van a matarme II

sosprensa.jpg

Día 29. Sigo en la cárcel por orden del gobernador de Campeche Alejandro Moreno Cárdenas.

Ayer, después de las amenazas de muerte y el portafolio fotográfico que me recetó el sicario veracruzano, a fin de cuentas un excomandante de la guardia penitenciaria degradado a talachero y llamado Jesús Manuel Juárez Sonda, ejecuté el protocolo de rigor para los casos difíciles.

Primero, escribí a velocidad Match 3 el texto que ustedes leyeron ayer y lo dicté vía telefónica desde las casetas comunitarias (si dejan de funcionar a partir de ahora, ya saben la causa). Luego solicité audiencia con la directora del penal, Virginia Cáliz. A petición de ella, pasé al departamento jurídico con el licenciado Salomón para requerir la presencia de la fiscalía por estos rumbos e interponer mi denuncia contra Juárez Sonda. Por último, me entrevisté con el visitador de la Comisión Estatal de Derecho Humanos, Gerardo Mex, quién escuchó el drama y levantó el acta debida.

Tanto la directora de la penitenciaría como el visitador de la CEDH se han portado a la altura. Queda pendiente la Fiscalía. Veremos si, como lo hizo conmigo, el Fiscal Juan Manuel Herrera envía 3 camionetas y 14 policías contra mi sicario de mentiras. Veremos, también, si logra destripar el guión de ésta obra hasta averiguar qué hacía Sonda en la celda del celador de mi galera la noche del martes después del último pase de lista, el de las 21 horas, cuando su horario de salida es entre 3 y 4 de la tarde y nadie, absolutamente nadie del personal que labora aquí, puede permanecer en la cárcel antes o después de su hora de salida.

Si la Fiscalía trabaja bien (y es ahí donde la hembra porcina torcerá su apéndice posterior) averiguaremos qué o cuánto le prometieron a Juárez Sonda por venir a intimidarme y quién se lo prometió; sabremos, por fin, si el motivo de las fotos era analizar el comportamiento de mi saco escrotal ante el calor siderúrgico de mi celda; comprobaremos el funcionamiento de las cámaras que debieron registrar tanto la presencia del veracruzano chafa en la celda del celador en horas inusuales del martes como la entrada en la mía entre las 6:30 y 7:00 am del miércoles.

Y para finalizar, la investigación de la Fiscalía deberá esclarecer si la “sugerencia” de que yo deje de escribir pen-de-ja-das se debió al rencor de Sonda contra mi sintaxis o si él fue, tan sólo, el retransmisor de la rabia de algún invitado frecuente al bestiometro.com, cuyas cirugías y maquetas han hecho las delicias de chicos y grandes.

Etcétera.

De lo que suceda les iré informando con minuciosidad oriental si es que no me alcanza la fatalidad. Si me alcanza, discúlpenme por haber interrumpido la siesta burocrática campechana.

Besitos de alerta.

Tantán.

Postdata: Si le preocupa cómo es que publico desde la cárcel y no el que yo esté en peligro de muerte, es usted, con todo respeto, un idiota.

#BestiometroNoSeCalla