¿Qué le pasa a Lupita?

plupita.jpg

El primer error de Lupita Torres Arango fue decir una verdad disimulada.

Por poner ejemplos recientes, los priistas no tienen cargos de conciencia con la aplicación de quimios de agua salina a niños con cáncer, o con robarse miles de millones de pesos, o con armar un fraude obsceno para aplastar el sufragio popular, porque han construido un método de expiación que consiste en refugiarse en el protocolo y el lenguaje. Es un partido de canallas que pueden convivir sin percibir el hedor de su ineptitud o de su riqueza; es la institución que convirtió una esperanza de legalidad (“investigar hasta las últimas consecuencias de ley”) en una promesa de la más feroz impunidad.

Y a eso nos han acostumbrado. Si Lupita hubiera cumplido con el rito afirmando el amor del priismo por la honestidad y la justicia, la cosa no pasaba de unas cuantas expresiones de hartazgo. Pero declarar por error una verdad científica provocó las mismas carcajadas que causa un niño que confiesa haberse echado un pedo.

El segundo error de Lupita, la aclaración posterior, me parece mucho más grave porque no tenía razón de ser. Las redes son el paraíso de la fugacidad. Unas horas después de cometida su barrabasada se hubiera traspapelado detrás de alguna otra: el tamaño del clítoris de Miss España o la celebración en el Vaticano por sumar el primer millón de niños ultrajados. Pero ahí fue Arango a señalarnos que somos humanos (no puertas ni zonas postales), humanos que cometemos errores (hallazgo brutal a fe mía), y que ella estará siempre a favor de castigar los delitos, y aquí fue donde la cosa se puso fea.

Usar una falacia flagrante para encubrir una verdad disimulada no es una buena estrategia porque pueden tomarte la palabra, Lupita. Por ejemplo, si estás a favor de castigar los delitos, comienza por el que te hizo diputada, el asqueroso fraude electoral: castígate renunciando a esa vergonzosa curul y metiéndote en la cárcel. Danos una prueba de congruencia. Sí, sé que peco de ingenuo, pero recuerda que somos humanos que cometemos errores.

Besitos.

Tantán.

Morena: la manipulación del rebaño

cong.jpg

Al mediodía del 30 de septiembre, unas horas antes de la primera reunión de la nueva legislatura, la coordinadora enviada por el Peje, Katia Meave, fue al hotel donde se hospedaban los diputados locales de Morena. Al mismo tiempo, enviados de ese partido se reunieron con los dos legisladores del PT para pedirles que se sumaran al bloque Morena-PAN, que propondría una planilla conjunta para la Mesa Directiva.

Dos precisiones: parece que antes de ir al hotel Katia consultó con Aníbal sobre el planteamiento de esa alianza a los diputados morenos, que todavía no habían sido informados, y el senador estuvo de acuerdo. Y dos: la reunión con el PT fue idea de Katia, me dicen

Había una urgencia aritmética para esos cabildeos. Según la ley orgánica la Mesa Directiva se constituye a partir de planillas propuestas por las fracciones parlamentarios y en votación nominal. Son 35 los diputados de la legislatura, para tener mayoría se necesitan 18 sufragios pero Morena con sus 11 diputados y el PAN con 6 sólo alcanzan 17. Era imprescindible uno de los dos votos del PT para ganar.

Según mi fuente, Katia habló con los diputados morenos sobre la conformación de la Mesa pero el carmelita Sánchez Serino se le puso perro y le gritó que ella no tenía nada que hacer ahí, que su encargo era otro. En la Cuarta Transformación los legisladores no aceptan imposiciones de nadie, reza la leyenda.

En tanto, en el escenario alterno, los diputados petistas se negaron a participar en el bloque a pesar del ofrecimiento de dejarle a ellos la presidencia de la Mesa; no querían problemas con el goberladrón Alito Moreno. PAN y Morena otra vez en 17 votos. Había que encontrar el faltante pero, abruptamente, la historia cambió.

Katia se fue a tratar de resolver el acertijo y arribó José Luis Flores, el líder de los diputados morenos y muñeco inflable de Aníbal Ostoa, con una cumbia distinta. Reunido con sus borreguitos, Flores les pidió que votaran por la planilla del PRI porque según la ley la Mesa Directiva tenía que ser presidida por el grupo parlamentario mayoritario, me comentan. Los morenos asintieron en presencia de la sabiduría de Flores. Con esa instrucción llegó la bancada Morena a su primera experiencia en el palacio intergaláctico.

Pobrecitos. No supieron nunca que había un acuerdo previo de planilla conjunta con el PAN que Aníbal y Flores rompieron en el último segundo sin avisarle ni a ellos ni a Katia ni a los panistas; por supuesto, tampoco les informaron que la propuesta presidencial de esa planilla era el diputado Sánchez Serino; no les indicaron cómo usar las cédulas de votación y, lo peor, se tragaron el engaño de Flores cuyo argumento para la conformación de la Mesa Directiva es, en realidad, el procedimiento para elegir Junta de Gobierno y nada tiene que ver una cosa con la otra. Días después, una diputada morena dijo: “Nos chamaquearon”.

El resultado fue una tragedia para la esperanza de México: la presidencia de la Mesa la ganó el tricolor con 29 votos por sólo 6, los del PAN, para el bloque PAN-Morena. Oh, sí: los pejistas votaron contra ellos y en favor de una priista beneficiaria del fraude electoral contra la Cuarta Transformación y, peor aún, Sánchez Serino, el mismo que gritó a Katia en nombre del respeto a las atribuciones y bebió cada palabra de Flores, resultó el feliz traidor a su partido y a su propia candidatura al votar contra sí mismo.

Besitos.

Tantán.

La Morena huele a PAN

Morena.jpeg

 

El parecido entre la prostibularia tradición opositora del PAN campechano y la naciente historia de Morena cuyo epicentro es Carmen debe estrujarnos los nervios. Me explico:

La legislación anterior tuvo en el PAN una bancada numerosa que falló en todo.

Aprobó, dócil y calladita, la deuda para la construcción de las monumentales inutilidades de Calígula; aprobó otra generosa deuda, mil 200 millones de pesos, para el rete inaugurado Puente de la Unidad y permitió un derroche insultante en publicidad, mil 500 millones de pesos (un millón y medio de pesos diarios) para patrocinar las lactancias presidenciales del goberladrón.

Incluso, en el colmo del cinismo, los panistas caminaron y se fotografiaron con Alejandro Moreno en aquella marcha contra el muro de Trump que marcó el inicio de los resbalones mentales del Supremo idiota.

En suma, en la primera parte del peor gobierno que ha sufrido Campeche, el panismo guardó un silencio monacal y mostró una promiscuidad que ya quisiera el Verde Ecologista para un martes de pintadera.

Y entonces llegó Morena, por mandato popular en la jornada heroica del primero de julio, para probar científicamente que la miseria política crece más rápido que la capacidad de asombro de un jurado de Miss Universo.

En apenas nueve días la bancada de Moreno Card…, perdón, de Morena le brindó al PRI la Mesa Directiva, y para ser más específico, se la otorgó a la diputada priista que llegó al cargo mediante un fraude contra… Morena; y hoy, para finalizar la tarea, pasaron las 29 comisiones, todas ellas con mayoría del tricolor y sus partidos satélites, para que el gobernador mantenga el control total del poder legislativo.

El caso más doloroso fue el de la Comisión de Salud, que debió haber sido presidida por la doctora Sierra de Morena y con mayoría opositora, para investigar el desabasto de medicamentos, la ruina de los hospitales y la falta de personal, pero que acabó en manos de Karla Toledo del PRI, que a toda intención de investigar el laaargo saqueo al sector le aplicará el mismo trato que a los sobacos sudorosos de las búfalas de colonia. A ver cuánto sufrimiento y cuántas muertes vas a echarte a la espalda, Aníbal.

Y un caso para la historia universal del ridículo: la Comisión de Equidad de Género terminó compuesta por cuatro mujeres y un hombre.

Nueve días le bastaron a la bancada que representa la esperanza de México para demostrar que si tiene que escoger, va por los arrumacos del goberladrón con Aníbal y los privilegios que Méndez Lanz le ofrece. El discurso opositor del Peje, la austeridad juarista y la cruzada contra la corrupción pueden irse mucho a la boda de Yáñez.

Besitos.

Tantán.

 

P.D. Por cierto, habrá que estar pendiente a ver quién gana: si la propuesta de los diputados morenos a Méndez Lanz: los 65 mil pesos de salario más carro, chofer, viáticos, asesores y casa de gestión o la propuesta de Méndez Lanz a los morenos: el salario más 15 mil en efectivo.

P.D. 2: Morenos: los alimentos en el hotel los paga el congreso, no el partido.

Historietas del legislativo: Alito, te quedas

 

alitoexpreso.jpg

 

Fue la diputada panista Bibi Rabelo hasta la Tribuna y leyó su iniciativa. Jesús, pensé, esta muchacha no tuvo el mismo maestro de Español que su colega Merck Estrada. En resumen, Rabelo propone que: “Todo aquel que tenga un cargo de elección popular de cualquier nivel de gobierno, únicamente podrá apartarse para competir en otra elección de mayoría”.

La propuesta es una carga de profundidad contra Alejandro Moreno. Desde principios del 2017, consciente de su incapacidad, él ha querido huir y ha fracasado reiteradamente: candidatura presidencial, dirigencia nacional del PRI, Secretaría de Estado; y desde el primero de julio, después de la abrumadora tale-guiza que le acomodaron, la huida ha dejado de ser un proyecto para convertirse en urgencia médica que está comprometiendo la salud financiera de la entidad.

Pero Bibi quiere cancelar la carrera de Alito hacia la salvación y sujetarlo aquí, donde sus destrozos, mitomanía y estrategias ridículas (como los audioescándalos y sus peritajes) le garantizan a su padrino político Eliseo Fernández, el alcalde panista de la capital, un apoyo incondicional en su lucha por el gobierno estatal.

Además, la ley “Te quedas, Alito” es una táctica para desviar la atención del ayuntamiento, donde Eliseo está enfrentando las dificultades de ingresar en una dimensión plagada de alimañas e intereses sórdidos del priato, lo normal, pero que él mismo ha complicado innecesariamente con barrabasadas intolerables como llamarle “carga maletas” a un regidor priista o la renuncia obligada, o despido disimulado, del cronista Pepín Alcocer, un grave error.

Ahora bien, esa reforma a la ley nunca será aprobada porque sea al PAN, sea a Morena, Alito entregará el poder a la oposición en 2021, el PRI está muerto, y eso es precisamente lo que quiere evitar. No está en sus planes ser el priista que perdió la gubernatura después de cien años de hegemonía absoluta y usará su mayoría legislativa para protegerse de cualquier impedimento para la fuga.

Pero la estrategia del PAN resultó.

El textoservicio, que actúa por reflejo, salió en defensa del patrón y replicó la iniciativa con un sesgo favorable: Bibi propuso una ley contra chapulines pero los priistas, magistralmente, la pusieron en su lugar al recordarle que Eliseo también es un chapulín. Bravo. Y al divulgar esto los emisarios oficiales cumplen con el papel que les asignaron porque la propuesta condenada a la congeladora, hecha tan sólo para armar escándalo mediático, logra su propósito, se generaliza la versión de que Alito quiere largarse y que el escape será cubierto en el legislativo, y se confirman las razones de su partida: el fracaso absoluto en apenas la mitad del sexenio.

Oh, sí: Merck Estrada no sabe leer pero los animAlitos tampoco: el primero se atraganta con las palabras, los segundos con jugadas políticas por demás toscas como la que ayer les recetaron, una iniciativa intrascendente que ellos convirtieron en movimiento telúrico.

Besitos.

Tantán.

Imagen tomada de Telesur.

Historietas del legislativo: Lupita, la piadosa

arango.jpg

La diputada Lupita Torres Arango, del PRI, subió a Tribuna para denunciar que en el ayuntamiento de Tenabo, que regentea Morena, están despidiendo masiva e injustificadamente a trabajadores.

Oh, sí: se emocionó doña Lupita recordando que una mujer embarazada y una persona con capacidades diferentes son parte del paquete que la despiadada maquinaria de gobierno ha triturado y enviado a la calle, y ahí frente a sus pares, frente a un auditorio a punto del lastimero berrido, deslumbrada por los flashazos de los periodistas y sacudida por los espasmos de la indignación, juró defenderlos hasta las últimas consecuencias.

Bendito dios que no había cerca una bandera porque en el arrebato emocional la diputada Torres Arango podría haberse convertido en nuestra Juana Escutia: entre la Tribuna y el suelo hay, fácil, un largo metro de altura.

Pero a la salida de la sesión me explicaron que la misericordiosa intervención de doña Lupita era una farsa sideral, una simulación aberrante muy al estilo del Supremo Idiota que presume seguridad y tranquilidad pero vive blindado y protegido por una horda de guaruras, porque como dirigente del Movimiento Territorial del PRI Torres Arango despidió a infinidad de trabajadores, entre ellos algunos que vegetaban ahí desde 1993, y les advirtió que no fueran a quejarse porque les iría peor: su venganza sería brutal.

A pesar de todo, hubo valientes y el MT fue demandado ante la Procuraduría del Trabajo. Les adjunto el documento.

Además, el MT debe seis meses de renta y al parecer la intención es no pagar nunca. Una fichita doña Lupita.

Eso sí, su actuación fue monumental, eso está fuera de discusión, y su talento histriónico debe ser venerado aunque en la vida real, fuera de los reflectores y la locación legislativa, doña Lupita sea tan piadosa como una mamba negra.

Besitos.

Tantán.

procuraduriatrabajp.jpg

Historietas del legislativo: Sin pruebas contra García

garcia.jpg

El diputado proveniente de lo que queda del PRD, Luis García, subió a Tribuna para despotricar contra Pablo G. Lázarus, exalcalde de Carmen y, al parecer, protagonista exclusivo de sus humedades nocturnas.

Le respondió la doctora Sierra, de Morena, recordándole que hay quienes se dicen de izquierda pero cobran con la derecha. Fue un magistral gancho al hígado que sin problemas firmaría Julio César Chávez. Pero García tiene la resistencia de una cucaracha chilanga y pidió la palabra de nuevo: “Para acusar hay que probar”, le indicó a la doctora Sierra.

Minutos después, en entrevista de banqueta, Luis García declaró que no puede juntarse con los legisladores locales de Morena porque son producto del fraude. Los carmelitas, después de la trágica pérdida de 50 mil empleos, se esperanzaron en AMLO que prometió traer las oficinas de PEMEX y hacer una refinería en Atasta, e incumplió. Luis lo dio como un hecho: PEMEX no vendrá a la isla. Morena jugó con los sentimientos de los carmelitas y por tanto los legisladores son producto del fraude, dijo.

También atacó a los panistas, le recordó a Nelly Márquez cuando viajaba en el avión de Oceanografía, recordó que Mario Ávila desfalcó a PEMEX, los acusó de haber tenido la oportunidad de hacer crecer (¿en grande?) a Campeche y, al contrario, lo saquearon.

Por supuesto, esas objeciones no involucran al PRI. Luis no tiene problemas con el dinosaurio. Tal vez por eso, en la ridícula conformación de comisiones legislativas que armó el tricolor, lo incrustaron en 9, seguros de que su voto será siempre en favor de los intereses del Supremo Idiota y su bancada.

En la entrevista Luis tampoco dijo absolutamente nada de Alejandro Moreno, que hace algún tiempo fue exhibido por cobrar 200 millones de pesos a empresarios carmelitas para “gestionar” contratos con PEMEX vía Mario Ávila, que cabildeó a favor de éste último cuando reventó el escándalo de Oceanografía e hizo lo mismo con Amado Yáñez, propietario de esa empresa, a quien fue a ver a Miami en el mismo avión en que viajó Nelly Márquez para discutir la estrategia jurídica y mediática de su defensa, y que como diputado federal fue uno de los más jacarandosos promotores de la Reforma Energética, cuya entrada en vigor coincidió con la debacle económica de Ciudad del Carmen.

En efecto, para acusar hay que tener pruebas, a menos que exista confesión de parte.

Besitos.

Tantán.

Bienvenida a mi alcalde

 

daniel.jpg

De la mano de Daniel León, Champotón llega a una terrorífica simbiosis: su gabinete está conformado por residuos de los gobiernos de José Luis Arjona y Xico González, dos legendarias escuelas del saqueo sistemático.

Para colmo, en su cabildo conviven personalidades priistas con mucha sapiencia sobre la transformación de dinero público en privado y una bancada mínima de Morena, tres elementos, de los cuáles dos son anibAlitos, es decir, oposición dócil, barata, flojita y cooperadora. (Chole se quedó sola. Sobre esto les platicaré mañana).

Por elemental cortesía habrá que darle un tiempo de gracia a Daniel para que demuestre que es diferente a sus predecesores. Pero mucho me temo que pronto, o antes de ser posible, veremos otra vez las nóminas apócrifas, los descuentos injustificados a trabajadores sindicalizados y de confianza, el manoseo del ISR, la conversión de los vales de combustible que dona Pemex en pequeñas fortunas personales del alcalde y secuaces, las licitaciones amañadas de obras públicas y el interminable etcétera que ha convertido a la Honra de América en el grano purulento del culo del mundo. Bien lo sabemos: es admirable la cantidad infamias que un champotonero puede perpetrar contra su propio pueblo.

(Los textoservidores campechanos se aporrean por los pasillos del Centro Histérico como papalotas moribundas porque Eliseo incrustó yucatecos en su ayuntamiento, se les olvida que el gobierno del estado está repleto de fauna foránea de costumbres exóticas: elefantes rosados que cagan maquetas; pero tienen razón: no necesitamos ayuda. Para reducir un estado, un municipio, una junta municipal a su mínima expresión nos bastamos solos. Miren lo que queda de Champotón.)

En suma, sus antecedentes como director del Cetis 82, el padrinazgo de Arjona, el ejemplo de Alito y la conformación de su gabinete causan estertores de pánico, pero por lo pronto le deseo suerte al alcalde. Por aquí nos estaremos viendo.

Besitos.

Tantán.