fbpx
Sígueme en redes sociales

Hi, what are you looking for?

Bestiometro

Cinema Show

Hay campechanadas que rebosan toda noción de lo absurdo, pero como no pretendo cansarlos, les comento nomás tres: la primera, el uso de las direccionales automotrices: las encienden después de tiempo, como si en lugar de advertir que van a girar quisieran notificarnos del éxito de la maniobra: “Ya di vuelta, ¡viva!”.

Otra, el pasmo ante la luz verde de los semáforos; la ven y comienzan a anolar pirámides hasta que un concierto de claxonazos los obliga a moverse, cosa que hacen no sin antes sacar el brazo y mentotearle la madre a los escandalosos.

La última que mencionaré aquí es la campechana terquedad por mandar al caraxo la recomendación de apagar los celulares en el cine: durante toda, todita la proyección tenemos que zamparnos una sinfonía de tonos Telcel, uno más ridículo que otro, pero igualmente molestos.

Y sobre esto último me extiendo: los celulares son una de las muchas desgracias que hacen de una ida al cine un verdadero infierno, porque el costo del boleto es, en sí, un insulto; sobre todo si tomamos en cuenta que la gerencia de los Hollywood apaga el aire acondicionado a la hora que le da la gana y se empeña en imponer el aberrante intermedio, tiempo que sólo sirve para escuchar un disco pirata con los éxitos de Mijares o salir huyendo al pasillo a contemplar los carteles de las películas que nunca van a proyectar.

Y si usted es de los que engaña el estómago con palomitas y refresco, pues ya se la “peletier” (palabra de origen francés, muy usada en Champotón, que significa: “Ya se fregó”). En la dulcería emplean una antiquísima fórmula alquímica para convertir las palomitas en chicle “Montaña” y el refresco en agua, bien fría, eso sí, pero agua simplemente; y ese portento cuesta otros cincuenta pesitos.

Conclusión: en una excursión al cine usted paga una fortuna por sudar como caballo en hipódromo, escuchar las horrorosas canciones de Mijares (dando gracias a Dios por no verlo bailar) o echar una ojeada a los promocionales de películas que sólo verá si las alquila en un videoclub. Si gusta y le quedó dinero, puede comprarse una bolsa de palomitas elásticas e indestructibles y un vaso chico, mediano o grande de agua fría que vale lo que dos o tres garrafones de 20 litros; todo esto para medio ver la cinta, porque lo más común es que la vieja panzona de atrás vaya interpretando la trama en voz alta, segundo a segundo, basando su análisis en el argumento de la telenovela Destilando amor… y como fondo musical, los timbres de los celulares que nunca dejan de sonar. The end.

Marzo/2007

Escrito Por
Avatar photo

Soy aborigen champotonero, licenciado en Ciencias Ocultas y Administración Púbica, adicto a los Pumas de la UNAM y a las tortas de cochinita de Sacha, feliz de haber pasado media vida en reventones, orgías y actividades similares y afligido por haber desperdiciado miserablemente la otra mitad, y dedicado al periodismo para cumplir fielmente la profecía de mi abuelo Buenaventura Villarino, hombre sabio y de fortuna, que más o menos decía así: “Estudia mucho, hijo, o acabarás de periodista”. Besitos. Tantán.

Haz clic para escribir un comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar...

Bestiometro

El 16 de diciembre de 2021, los integrantes de la Orquesta Sinfónica de Campeche (OSCAM) fueron citados a una reunión a la que les...

Bestiometro

La cacería va deprisa y es que se acerca el primer informe de labores de doña Jaguara que, sin la aprehensión de Elibb, se...

Bestiometro

Marce y sus hijos son el gabinete de Seguridad de Campeche. Cada uno de ellos tiene una responsabilidad vital en ese aspecto y en...

Bestiometro

Estoy muy triste. Nomás levantándome y recibo el primer golpe: Layda ha tenido que bajar de sus redes sociales los audios infames, caraxo; y...