fbpx
Sígueme en redes sociales

Hi, what are you looking for?

Bestiometro

Cinismo eclesiástico



Dos mil años de historia le han servido a la iglesia para hacer del cinismo una de las bellas artes.  

La semana pasada, la Suprema Corte de Justicia reconoció el derecho de las parejas homosexuales a adoptar, derogando una ley de nuestro Estado que lo prohibía. Así es, de nueva cuenta el anacronismo campechano se cubrió de gloria (Aguilar de Ita).

La reacción eclesiástica fue la esperada: ladraron contra la SCJN, los acusaron de servir al maligno, de poner en riesgo a los niños, de etcétera. La portada de La Opinión del 14 de agosto es testimonio de lo anterior: “Fallo viola los derechos de los menores, dice Diócesis”. 

Sí, leyó bien, el obispo (que es la diócesis) declaró su preocupación por los niños; es decir, sin atragantarse con algún escrúpulo, fingió preocuparse por las criaturas contra las que la iglesia ha ejercido todas las infamias posibles.

La protección de los jerarcas religiosos ha salvado de la cárcel a una legión de sacerdotes pederastas, a pesar de que sus crímenes están bien documentados; las víctimas y sus familias han sido humilladas por el poder terrenal de los embajadores del cielo; y los medios de comunicación que han divulgado estas abominaciones han sido castigados por empresarios conservadores como Lorenzo Servitje, dueño de Bimbo, que retiró toda su publicidad del Canal 40 cuando Ciro Gomez Leyva y Denise Maerker dieron las primeras noticias sobre las monstruosidades del padre Maciel.

De hecho, el cavernal Norberto Rivera y otros ministros acusados de solapar fechorías sexuales están siendo investigados por el Vaticano, comedia cuyo fin es predecible. A nadie ahí le conviene ventilar la santísima perversión.

Así, entre la preocupación de los perros de Dios por la Suprema Corte y los homosexuales, y las aventuras del cavernal Rivera y su Sonora Pederasta, sabemos por fin cuál es la posición de la iglesia respecto a la infancia: los derechos de los niños llegan hasta donde la lujuria de los sacerdotes quiere.

Besitos.

Amén. 

Escrito Por
Avatar photo

Soy aborigen champotonero, licenciado en Ciencias Ocultas y Administración Púbica, adicto a los Pumas de la UNAM y a las tortas de cochinita de Sacha, feliz de haber pasado media vida en reventones, orgías y actividades similares y afligido por haber desperdiciado miserablemente la otra mitad, y dedicado al periodismo para cumplir fielmente la profecía de mi abuelo Buenaventura Villarino, hombre sabio y de fortuna, que más o menos decía así: “Estudia mucho, hijo, o acabarás de periodista”. Besitos. Tantán.

Haz clic para escribir un comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar...

Bestiometro

El 16 de diciembre de 2021, los integrantes de la Orquesta Sinfónica de Campeche (OSCAM) fueron citados a una reunión a la que les...

Bestiometro

La cacería va deprisa y es que se acerca el primer informe de labores de doña Jaguara que, sin la aprehensión de Elibb, se...

Bestiometro

Marce y sus hijos son el gabinete de Seguridad de Campeche. Cada uno de ellos tiene una responsabilidad vital en ese aspecto y en...

Bestiometro

Estoy muy triste. Nomás levantándome y recibo el primer golpe: Layda ha tenido que bajar de sus redes sociales los audios infames, caraxo; y...