fbpx
Sígueme en redes sociales

Hi, what are you looking for?

Bestiometro

El Campeche en paz y otros adobos

Moviendo esos labios de rubí, de rojo carmesí, que resguardan una dentadura reciente, nuestro gobernador Aysa afirmó que Campeche es la entidad en que menos delitos se cometen. Es la tonada que impuso Alito y Carlos Miguel repite porque no tiene otro remedio: fincó su carrera política en la imposibilidad de tener una idea propia y a estas alturas ya es tarde para mancillar la virtud de sus neuronas.

Moviendo esos labios de rubí, de rojo carmesí, que resguardan una dentadura reciente, nuestro gobernador Aysa afirmó que Campeche es la entidad en que menos delitos se cometen. Es la tonada que impuso Alito y Carlos Miguel repite porque no tiene otro remedio: fincó su carrera política en la imposibilidad de tener una idea propia y a estas alturas ya es tarde para mancillar la virtud de sus neuronas.

Supongamos que es cierto, que Campeche está casi libre de criminalidad como indican los números, y tratemos de encontrar la causa. Los números también indican que el 90 por ciento de los delitos no se denuncian porque a) todo el mundo sabe que es una perdida de tiempo, b) los malandros pueden enojarse por la ingenuidad de la víctima y su fe en la justicia, y regresar a ajustar cuentas, c) es más grande el temor a los policías ministeriales que a los bandidos de barriada, y d) demasiadas denuncias obligarían a los medios a pedirle cuentas al fiscal Juan Manuel Herrera, cuyas declaraciones son como el Tren Maya para la biosfera del sentido común.

Así las cosas, resulta que sólo uno de cada diez delitos llega hasta la Fiscalía, y nomás llegando Herrera los resuelve con una presteza y una lógica fascinantes: todo robo es autorrobo, todo homicidio es suicidio, toda violación es obra de mujer ganosa que se ofrece y después, arrepentida, se amarra, se tortura, se mutila y se mata, lo que explica también por qué en Campeche los feminicidios son fabulaciones de las ONG´s y de la prensa incómoda. Y por supuesto, todo acto de corrupción es inexistente a menos que el de arriba lo conciba, señale y dictamine.

En efecto, en este pueblo remoto casi no hay delincuencia, pero no por la capacidad del estado para imponer el orden y combatir el crimen, sino por un milagro numérico que se origina en la desconfianza y el temor de los campechanos respecto a las instituciones de justicia, fenómeno que el fiscal Herrera confirma cada vez que resuelve un caso.

Por todo lo anterior, amiguitos, la historia del Campeche adobado en paz y lejano de este sangriento tiempo mexicano contada por Aysa es una burla dolorosa, otra más que nos infringe la clase política que gobierna desde el 97, pero por suerte esta vez hay desquite: ver a nuestro goberladrón luciendo esa sonrisa juvenil que es la angustiosa conjunción entre un close up a Godzilla y un anuncio de Colgate para niños.

Besitos.

Tantán.

Avatar photo

Soy aborigen champotonero, licenciado en Ciencias Ocultas y Administración Púbica, adicto a los Pumas de la UNAM y a las tortas de cochinita de Sacha, feliz de haber pasado media vida en reventones, orgías y actividades similares y afligido por haber desperdiciado miserablemente la otra mitad, y dedicado al periodismo para cumplir fielmente la profecía de mi abuelo Buenaventura Villarino, hombre sabio y de fortuna, que más o menos decía así: “Estudia mucho, hijo, o acabarás de periodista”. Besitos. Tantán.

Haz clic para escribir un comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar...

Bestiometro

El 16 de diciembre de 2021, los integrantes de la Orquesta Sinfónica de Campeche (OSCAM) fueron citados a una reunión a la que les...

Bestiometro

La cacería va deprisa y es que se acerca el primer informe de labores de doña Jaguara que, sin la aprehensión de Elibb, se...

Bestiometro

Marce y sus hijos son el gabinete de Seguridad de Campeche. Cada uno de ellos tiene una responsabilidad vital en ese aspecto y en...

Bestiometro

Estoy muy triste. Nomás levantándome y recibo el primer golpe: Layda ha tenido que bajar de sus redes sociales los audios infames, caraxo; y...