fbpx
Sígueme en redes sociales

Hi, what are you looking for?

Bestiometro

Insulten a Christian, por favor

Pero en este Campeche patas para arriba el tío Alito tiene que recurrir a la estrategia de control de daños más ridícula que he visto: enviar al textoservicio a dar explicaciones que en lugar de defender, acusan.

El fin de semana, Layda, su sobrino, y Eliseo se trenzaron en fiera batalla de descalificaciones cuyo nudo argumental era quién usó la mejor lencería en la alcoba de Alito. Se dieron bien, hasta por debajo de los párpados como mandan las campañas, pero en ningún caso los implicados mencionaron al otro sobrino nefasto, el Nacido Para Perder Christian Yadiro, sobrino de Moreno Cárdenas.

En un mundo paralelo donde las cosas transcurren con normalidad, que Christian Yadiro haya salido indemne en un cruce de insultos de sus opositores representaría el Santo Grial de la estrategia política: los adversarios se despedazan, él permanece intacto, no tiene puntos débiles.

Pero en el caso de Campeche es lo contrario, al revés para hacerle honor a nuestra fama, porque esa indiferencia hacia Christian Yadiro no es producto de la virtud y la santidad, sino de otro fenómeno igualmente milagroso: su inexistencia.

Christian no es el candidato, el candidato es el tío Alito, por eso Layda, su sobrino y Eliseo ni lo tienen en cuenta.

En un mundo paralelo donde las cosas transcurren con normalidad, los asesores de Christian Yadiro hubieran aconsejado un silencio total respecto a la guerra entre los adversarios; que ellos sigan, insistan, persistan en la destrucción mutua asegurada.

Pero en este Campeche patas para arriba el tío Alito tiene que recurrir a la estrategia de control de daños más ridícula que he visto: enviar al textoservicio a explicar por qué de Christian y de los pejendejos ni quien se acuerde, a convencernos de que por sensato y maduro duro duro, Yadiro no entró al callejón de los frutazos, cuando la realidad es que ni siquiera está invitado. Qué él, El Nacido Para Perder, elige sus batallas, cuando no libra ninguna.

Por la inercia que lleva este drama, creo que no está lejos el día en que Alito pague para que insulten a su sobrino. En eso acabará esta farsa, en comprar lo que en campañas políticas es gratis. Ahora bien, con el 11 por ciento de aprobación que sufre Christian Yadiro dudo que esa inversión rinda dividendos electorales, pero a nosotros nos será de mucha utilidad para responder a la ronda de acusaciones del domingo, porque sea Layda o Eliseo, cualquiera de ellos que se acuerde del Nacido Para Perder, quedará en evidencia como el candidato que visita la alcoba de Alito vistiendo trapitos de Victoria´s Secret.

Besitos.

Tantán.

Avatar photo

Soy aborigen champotonero, licenciado en Ciencias Ocultas y Administración Púbica, adicto a los Pumas de la UNAM y a las tortas de cochinita de Sacha, feliz de haber pasado media vida en reventones, orgías y actividades similares y afligido por haber desperdiciado miserablemente la otra mitad, y dedicado al periodismo para cumplir fielmente la profecía de mi abuelo Buenaventura Villarino, hombre sabio y de fortuna, que más o menos decía así: “Estudia mucho, hijo, o acabarás de periodista”. Besitos. Tantán.

Haz clic para escribir un comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar...

Bestiometro

El 16 de diciembre de 2021, los integrantes de la Orquesta Sinfónica de Campeche (OSCAM) fueron citados a una reunión a la que les...

Bestiometro

La cacería va deprisa y es que se acerca el primer informe de labores de doña Jaguara que, sin la aprehensión de Elibb, se...

Bestiometro

Marce y sus hijos son el gabinete de Seguridad de Campeche. Cada uno de ellos tiene una responsabilidad vital en ese aspecto y en...

Bestiometro

Estoy muy triste. Nomás levantándome y recibo el primer golpe: Layda ha tenido que bajar de sus redes sociales los audios infames, caraxo; y...