fbpx
Sígueme en redes sociales

Hi, what are you looking for?

Bestiometro

La caza de Azcárraga

En Tampico, Tamaulipas, ciudad de perdición donde los vehículos oficiales tienen logotipo institucional en el techo para no ser acribillados desde los helicópteros del narco, secuestraron a Fernando Azcárraga López, primo de Emilio Azcárraga Jean, propietario de Televisa.

Azcárraga López fue levantado por un comando armado al salir de un desayuno en un restaurante de la exclusiva zona residencial Lomas de Rosales.

Hermano de Francisco Azcárraga, titular de Televisa del Golfo, Fernando fue en dos ocasiones presidente municipal de Tampico, en ambas postulado por el PRI (aclaración necesaria en tiempos donde es común acostarse tricolor y levantarse azul o amarillo).

En Tamaulipas la violencia y la muerte son asuntos cotidianos que pocas veces encuentran espacio en los noticieros nacionales, pero este caso tendrá repercusiones inimaginables por el pedigrí de Azcárraga y por el cambio en la operación delincuencial: las víctimas han dejado de ser gente sin linaje, perrada pura, y la lista empieza a poblarse de Nombres y Apellidos ligados a la política y al empresariado que rige el país.

A más de cien días del secuestro de Fernández de Cevallos, pieza clave del panismo gobernante, y 48 horas después de la captura de La Barbie, que ha sacado a la luz una posible relación entre el narcotraficante y el candidato de Televisa, Enrique Peña Nieto, el secuestro de Azcárraga López se convierte en una estrella más del Bicentenario y en la evidencia de que la Justicia Divina, tantas veces invocada, se desplaza a la velocidad de una era geológica pero llega irremediablemente.

El círculo se cierra. Los beneficiarios de la corrupción y la impunidad son ahora víctimas de las perversidades que encubrieron por conveniencia, y una extraña asociación de ideas me ha recordado el método usado en la India para cazar monos.

Los cazadores fijan una caja a una mesa, adentro colocan un plátano y la cierran. La tapa tiene un orificio donde los animales pueden meter la mano pero no pueden sacarla una vez que empuñan la fruta. Trabados por la codicia, los monos chillan horrorizados pero no sueltan su premio cuando miran a los cazadores acercarse con toda la hueva del mundo, blandiendo el palo con el que van a destrozarles la cabeza.



Escrito Por
Avatar photo

Soy aborigen champotonero, licenciado en Ciencias Ocultas y Administración Púbica, adicto a los Pumas de la UNAM y a las tortas de cochinita de Sacha, feliz de haber pasado media vida en reventones, orgías y actividades similares y afligido por haber desperdiciado miserablemente la otra mitad, y dedicado al periodismo para cumplir fielmente la profecía de mi abuelo Buenaventura Villarino, hombre sabio y de fortuna, que más o menos decía así: “Estudia mucho, hijo, o acabarás de periodista”. Besitos. Tantán.

Haz clic para escribir un comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar...

Bestiometro

El 16 de diciembre de 2021, los integrantes de la Orquesta Sinfónica de Campeche (OSCAM) fueron citados a una reunión a la que les...

Bestiometro

La cacería va deprisa y es que se acerca el primer informe de labores de doña Jaguara que, sin la aprehensión de Elibb, se...

Bestiometro

Marce y sus hijos son el gabinete de Seguridad de Campeche. Cada uno de ellos tiene una responsabilidad vital en ese aspecto y en...

Bestiometro

Estoy muy triste. Nomás levantándome y recibo el primer golpe: Layda ha tenido que bajar de sus redes sociales los audios infames, caraxo; y...