fbpx
Sígueme en redes sociales

Hi, what are you looking for?

Bestiometro

La jaguara que devora artesanos

Como el frijol con puerco de los lunes y la feria de San Román de septiembre, va consolidándose en la entidad otra tradición: la de la violencia del crimen organizado.

A diario sabemos que motosicarios mataron allá, motosicarios mataron acá, que tres cuerpos fueron encontrados acullá, que una fosa clandestina dejó de serlo para revelar la putrefacción de los cadáveres y del sistema, que etcétera.

La nota macabra de hoy es esta: Hallan el cuerpo de un hombre amarrado de los pies y manos con signos de tortura, así como varios impactos de bala. Fue en Xpujil.

Mientras tanto, el régimen del Jaguar libra sus propias batallas que no tienen nada que ver con la guerra que nos circunda.

Según datos aportados por el propio gobierno felino mediante Transparencia, y dados a conocer por Ronny Aguilar en el programa Fifilandia (miércoles 8 de la noche, Facebook), del 15 de septiembre de 2021 en que rindió protesta como goberladrona hasta el 3 de octubre de este año, la Sansores ha tomado 72 vuelos, la gran mayoría a la CDMX.

700 mil pesos del erario campechano derrochados por Layda en su lucha por huir de Campeche, su obsesión cotidiana.

Y con Layda terca en no estar, nos toca sufrir a los forasteros que incrustó en su administración para usarlos contra los campechanos. Es el caso de Marcela Muñoz, la Secretaria de Seguridad Pública y bla bla bla.

Indiferente a las bandas criminales, inmune a las muertes violentas y otra clase de horrores habituales que trata de ocultar con los otros datos de todo gobierno morenista, la señora Muñoz se ha empeñado recientemente en una guerra implacable contra… los artesanos campechanos.

Como cada diciembre, los artesanos de la entidad llegaron al parque central de la capital para exponer sus productos, pero esta vez se encontraron con varias patrullas y más de 20 policías que les impidieron instalarse.

No sólo eso: si insistían en armar sus puestos, se los iban a tirar y a los que se atrevieran a desafiar la prohibición los llevarían a los separos. De esa magnitud la amenaza oficial.

El parque central es propiedad del Ayuntamiento, así que los artesanos sólo necesitan el permiso de esa institución para trabajar. Así ha sido históricamente. Pero ya no.

De la nada, Layda impuso un nuevo requisito: un permiso de la Secretaría de Seguridad Pública. ¿Para qué?: para que los elementos de Seguridad Pública se desempeñen como elementos de Seguridad Pública. Así de absurdo.

Sin ese permiso, los artesanos seguirán siendo reprimidos por la fuerza del estado encarnada por vándalos uniformados y con protección gubernamental.

En realidad, los ataques al artesanado obedecen a un imperativo de doña Jaguara: no los quiere en el Centro Histórico porque lo “afean”.

Y contra una orden de la goberladrona no hay ley que valga. Tan es así que los artesanos fueron a humillarse a SSP en busca del permiso inventado por el jaguar, porque de las ventas de este mes dependen el año entero, pero nadie los recibió. Marcela los mandó al carajo.

Los artesanos, si quieren, tendrán el permiso de Layda hasta después de las fiestas decembrinas, en la cuesta de enero, cuando ya no haya a quién venderle. Jódanse. Es la penitencia por no corresponder al canon de belleza al que aspira la señora Layda Sansores.

Así las cosas en este Campeche al revés volteado donde la gobernadora huye de sus gobernados, los sicarios matan en santa paz y bendita impunidad amparados en la indiferencia policiaca, y Marcela Muñoz y gorilas, por orden de Layda, persiguen a los artesanos como si fueran unos feroces criminales.

Besitos de jipi japa.

Tantán.

Bestiómetro
Miguel Villarino
01/12/2023

Avatar photo

Soy aborigen champotonero, licenciado en Ciencias Ocultas y Administración Púbica, adicto a los Pumas de la UNAM y a las tortas de cochinita de Sacha, feliz de haber pasado media vida en reventones, orgías y actividades similares y afligido por haber desperdiciado miserablemente la otra mitad, y dedicado al periodismo para cumplir fielmente la profecía de mi abuelo Buenaventura Villarino, hombre sabio y de fortuna, que más o menos decía así: “Estudia mucho, hijo, o acabarás de periodista”. Besitos. Tantán.

Haz clic para escribir un comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar...

Bestiometro

Los mensajes son falsos, está claro. Lo grave de todo esto es que...

Bestiometro

El 16 de diciembre de 2021, los integrantes de la Orquesta Sinfónica de Campeche (OSCAM) fueron citados a una reunión a la que les...

Bestiometro

La cacería va deprisa y es que se acerca el primer informe de labores de doña Jaguara que, sin la aprehensión de Elibb, se...

Bestiometro

Toda felicidad que no provenga del alcohol es ficticia. De ahí la maravillosa Semama Santa que pasé y su consecuencia: una cruda exponencial que...