fbpx
Sígueme en redes sociales

Hi, what are you looking for?

Bestiometro

La metástasis de Alito

Los líderes de colonia de Alito son un cáncer, gritaron los seguidores de Eliseo después de la pelotera en la colonia 20 de noviembre de hace unos días.

Los líderes de colonia de Alito son un cáncer, gritaron los seguidores de Eliseo después de la pelotera en la colonia 20 de noviembre de hace unos días.

Pero a los elifans se les olvidó que esa acusación tiene efecto búmeran integrado: su héroe es también una creación de Alito, una réplica idéntica que, como el otro, recurre a la mitomanía que altera la realidad en favor de las ambiciones o a la obsesión por interpretar el mundo en función de una madriza de taberna.

Por tanto, lo sucedido en la colonia 20 de noviembre no fue un encontronazo de malos contra peores en el que Alito jugaba de local, sino la prueba de que la propagación de ese cáncer avanza incontenible. La metástasis del mataperros.

Ahora bien, las preguntas centrales de este drama son: ¿por qué personal del ayuntamiento apoya las actividades de la diputada panista Bibi Rabelo? ¿Por qué ese personal iba armado? ¿Por qué balearon y navajearon a los vecinos de la colonia? Cada episodio configura por sí mismo un delito, pero preguntar configura, a los ojos del alcalde, un delito mucho más grave: somos chayoteros.

Para Eliseo, trabajar en un medio que lo critica es mucho peor que masacrar gente indefensa.

Una de las víctimas se encuentra delicada en el hospital de Especialidades. Los empleados de EliBb lo confinaron a terapia intensiva. Ojalá no, pero por las condiciones en que Alito dejó los hospitales el panorama para el vecino de la 20 de noviembre es sombrío. Otra vez los amigos Alito y EliBb trabajando en armonía por el desastre.

Y si de milagro se llega a salvar, Eliseo ya dictó sentencia: la culpa fue del agredido y de los demás colonos porque su objetivo al exponerse a las balas, navajazos y al ingreso a un rastro público con fama de hospital es boicotear a Eliseo, el Gandhi del kung fu, que sólo quiere sacrificarse por el pueblo, por la infancia, por los animales en vías de extinción y por la hambruna en África, pero el gobierno perverso pretende detenerlo.

Eliseo presidía una comida en un restaurante de carnes cuando sobrevino la refriega. Apenas se enteró llamó al secretario de Gobierno, luego al Cuco, el que vegeta en la SSP, y después a quien se le atravesara por su cabecita saturada de sustancias para los nervios, el insomnio, la ansiedad y otras afectaciones mentales. Eliseo no entendía qué salió mal, cómo fue que se llegó a esa salvajada. Revisemos el caso:

Rodear a Bibi de un equipo de guardaespaldas compuesto por pandilleros, cuyo equilibrio emocional es el de una nauyaca paranoica, cuya noción de orden, respeto y legalidad es la misma que existe entre aportación y corrupción, es una locura. Pero si además de lo anterior les proporcionas armas, les prometes impunidad y los sueltas en estos tiempos espesos de fervor político, donde abundan las trampas y provocaciones, eso ya es premeditar homicidios.

Y bueno, que EliBb sea una maqueta que no sabe que correr con tijeras es peligroso no es una novedad ni una rareza, sino la derivación de la fatalidad que se abatió sobre Campeche en el momento en que Alito y sus alimañas llegaron al poder. El zafarrancho de la 20 de noviembre es, en ese sentido, continuidad y advertencia: ya pueden imaginar lo que sucederá con otro psicópata como dueño de este rancho.

Llegado a este punto, confieso que me ofusca este pueblo inerte que se niega a mostrar dignidad.

¿Hasta cuándo los campechanos vamos a tolerar a estos gorilas resentidos que usan el poder como diván de psicoanalista y a nosotros como desahogo de sus frustraciones, complejos y rencores existenciales? Si no pusimos sus perturbaciones donde las tienen archivadas, ¿por qué les soportamos tantas vilezas a estos dementes?

Qué desgracia esta, mis amados campechanos, de estar muertos pero fingir que nomás estamos arrodillados.

Besitos.

Tantán.

Avatar photo

Soy aborigen champotonero, licenciado en Ciencias Ocultas y Administración Púbica, adicto a los Pumas de la UNAM y a las tortas de cochinita de Sacha, feliz de haber pasado media vida en reventones, orgías y actividades similares y afligido por haber desperdiciado miserablemente la otra mitad, y dedicado al periodismo para cumplir fielmente la profecía de mi abuelo Buenaventura Villarino, hombre sabio y de fortuna, que más o menos decía así: “Estudia mucho, hijo, o acabarás de periodista”. Besitos. Tantán.

Haz clic para escribir un comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar...

Bestiometro

El 16 de diciembre de 2021, los integrantes de la Orquesta Sinfónica de Campeche (OSCAM) fueron citados a una reunión a la que les...

Bestiometro

La cacería va deprisa y es que se acerca el primer informe de labores de doña Jaguara que, sin la aprehensión de Elibb, se...

Bestiometro

Marce y sus hijos son el gabinete de Seguridad de Campeche. Cada uno de ellos tiene una responsabilidad vital en ese aspecto y en...

Bestiometro

Estoy muy triste. Nomás levantándome y recibo el primer golpe: Layda ha tenido que bajar de sus redes sociales los audios infames, caraxo; y...