fbpx
Sígueme en redes sociales

Hi, what are you looking for?

Bestiometro

Layda, el bastión del PRI

“Campechanos: sin importar de dónde vienen o en qué partido militan, unámonos. El narco está tocando las puertas de Campeche y un candidato está dispuesto a abrirlas”, dijo Layda en el debate.
Me pareció interesante lo dicho por la Salomé del Trópico y pocos días después me reuní con uno de sus colaboradores cercanos. Le dije que Layda y Rosiñol, por separado, difícilmente podrían enfrentar a Alito y la maquinaria de fraudes del PRI, pero unidos podrían derrotarla. Había que tender puentes entre uno y otro para construir una alianza.
Todas las encuestas variaban en la diferencia entre Alito y Rosiñol, pero mantenían a Layda con un consistente 14 por ciento; para salir de dudas, propuse que en la reunión entre la morena y el panista eligieran una encuestadora, la pagaran ambos con el compromiso de respetar el resultado; quien quedara abajo apoyaría al ganador.
Propuse que una vez decidido quién iría al frente, se conformara un gabinete ciudadano, los mejores hombres y mujeres para los cargos del gobierno estatal, y se presentara a la sociedad; propuse la conformación de un frente amplio de defensa del voto, propuse etcétera.
Cuando acabé, el discípulo de Layda me preguntó que por qué no se lo decía yo mismo a la señora, que en esos momentos se encontraba en el edificio vecino, el de Telesur, invitada a una entrevista en La Barra.
Así, rebotando, llegué ante la exuberante guerrera morena. Recibí su saludo y la promesa de que nunca se enojaría conmigo porque critico a todos con el mismo entusiasmo; luego repetí mi perorata y dijo que le parecía muy bien, que lo iba a analizar.
Al otro día me informaron que la reunión entre Rosiñol y Layda podía realizarse en tres días, luego que en una semana, por fin que en quince días, entendí.
Los dos candidatos se reunieron casi al final de las campañas y sólo para acordar un frente de defensa del voto tan inútil como los Niños Contralores de Fernando Ortega.
Las razones por las que Layda no quiso declinar son estás: primero, la prioridad del Peje: mantener el registro de su partido; la segunda, el consejo de sus asesores, que le hicieron ver que una alianza disminuiría la votación en favor de Morena poniendo en peligro las dos o tres diputaciones plurinominales que estaban seguros de lograr.
Hoy, ocho de junio, sólo quedan los lamentos.
Aunque Alito no conseguirá ni siquiera los 146 mil votos de Mario Ávila en 2009. Aunque si bien le va llegará a los 140 mil, apenas ocho puntos arriba de Rosiñol y no los 20, 30 o 40 puntos que pronosticaban sus fans mediáticos (Tribuna/Telemar, Expreso/La Empinión/Telesur), Alito va a ganar.
Esa ventaja de Moreno Cárdenas sobre el panista no justifica las centenas de millones de pesos que se gastó durante seis años de campaña. Peor aún, en toda elección el PRI logra entre siete y ocho puntos gracias al fraude en todas sus modalidades.
Tristemente, al Alito candidato sólo le fue posible empatar con Rosiñol; el triunfo fue del Alito delincuente a la cabeza de un partido habituado a torcer elecciones.
Con la Sansores en alianza con el PAN la cosa hubiera sido distinta. Los 16 o 17 puntos que va a alcanzar Morena eran la sepultura del PRI. Por desgracia, parece que el viejo sueño de patear a los priistas del Cuarto Piso está destinado a tropezar una, dos, mil veces con la misma Layda.
Por amor a Campeche, unámonos. El narco está tocando las puertas. Impidamos que nuestra tierra empiece a oler a sangre quemada, pedía la Sansores en el debate. Un mes después, ganó el candidato que está dispuesto a abrir las puertas a la delincuencia organizada por obra y gracia de Layda y su amor por las plurinominales.
Besitos,
Tantán.

Escrito Por
Avatar photo

Soy aborigen champotonero, licenciado en Ciencias Ocultas y Administración Púbica, adicto a los Pumas de la UNAM y a las tortas de cochinita de Sacha, feliz de haber pasado media vida en reventones, orgías y actividades similares y afligido por haber desperdiciado miserablemente la otra mitad, y dedicado al periodismo para cumplir fielmente la profecía de mi abuelo Buenaventura Villarino, hombre sabio y de fortuna, que más o menos decía así: “Estudia mucho, hijo, o acabarás de periodista”. Besitos. Tantán.

Haz clic para escribir un comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar...

Bestiometro

El 16 de diciembre de 2021, los integrantes de la Orquesta Sinfónica de Campeche (OSCAM) fueron citados a una reunión a la que les...

Bestiometro

La cacería va deprisa y es que se acerca el primer informe de labores de doña Jaguara que, sin la aprehensión de Elibb, se...

Bestiometro

Marce y sus hijos son el gabinete de Seguridad de Campeche. Cada uno de ellos tiene una responsabilidad vital en ese aspecto y en...

Bestiometro

Estoy muy triste. Nomás levantándome y recibo el primer golpe: Layda ha tenido que bajar de sus redes sociales los audios infames, caraxo; y...