fbpx
Sígueme en redes sociales

Hi, what are you looking for?

Bestiometro

Moch Couoh y el festín de ratas

Moch.jpg
 
Moch Couoh es nuestro único héroe y, pobre, pagó caro el atrevimiento de haber sido hombre en tierra de champotoneros. A cinco siglos de la batalla que configuró su legado, organizaron en su nombre un festival ejidal indigno del lugar que convirtió en la excepción de America, y para perpetuarlo le hicieron una triste piñata que el gobierno presentó como estatua de bronce.
Un tipo se colgó de la estatua de bronce y rompió la piñata.
Veloces cual saetas, los textoservidores salieron en defensa del amo y trataron de minimizar la responsabilidad del que les paga el chayo clamando por castigos medievales contra el vándalo, tabasqueño para acabarla de amolar, que mutiló al Mocho. Y sólo contra él. Sí, de acuerdo, el vándalo tiene que ser castigado, pero también debe conocer la justicia el otro bandido, ese que desde un cargo de gobierno aprovechó para seguir saqueando a la dos veces heroica y mil veces empobrecida comarca champotonera.
Qué tristeza. El heroísmo de la Tarántula Lisiada, que defendió su suelo del invasor, solo sirvió para estimular la ambición e incrementar la cuenta bancaria del alcalde y del gobernador. La valentía y la dignidad como pretexto para un festín de ratas.
Y no me lo van a creer, pero sospecho que esta historia, además de las transas patéticas y de la miopía selectiva de los textoservidores, tal vez explica fenómenos como la fascinación de nuestra Selección por las derrotas: con mucha razón los jugadores prefieren fallar los penaltis y ser tachados de pendejos que meterlos y merecer una estatua, que cuando es de bronce sirve como cagadero de palomas, y cuando es de cartón y engrudo se convierte en la obsesión de tabasqueños colgantes.
Besitos.
Tantán.

Escrito Por
Avatar photo

Soy aborigen champotonero, licenciado en Ciencias Ocultas y Administración Púbica, adicto a los Pumas de la UNAM y a las tortas de cochinita de Sacha, feliz de haber pasado media vida en reventones, orgías y actividades similares y afligido por haber desperdiciado miserablemente la otra mitad, y dedicado al periodismo para cumplir fielmente la profecía de mi abuelo Buenaventura Villarino, hombre sabio y de fortuna, que más o menos decía así: “Estudia mucho, hijo, o acabarás de periodista”. Besitos. Tantán.

Haz clic para escribir un comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar...

Bestiometro

El 16 de diciembre de 2021, los integrantes de la Orquesta Sinfónica de Campeche (OSCAM) fueron citados a una reunión a la que les...

Bestiometro

La cacería va deprisa y es que se acerca el primer informe de labores de doña Jaguara que, sin la aprehensión de Elibb, se...

Bestiometro

Marce y sus hijos son el gabinete de Seguridad de Campeche. Cada uno de ellos tiene una responsabilidad vital en ese aspecto y en...

Bestiometro

Estoy muy triste. Nomás levantándome y recibo el primer golpe: Layda ha tenido que bajar de sus redes sociales los audios infames, caraxo; y...