fbpx
Sígueme en redes sociales

Hi, what are you looking for?

Bestiometro

Pepto-cumbia

Hace un año, el alcalde de mi pueblo, José Luis Arjona, contrató a la banda El Recodo para el baile de fin de feria del 8 de diciembre. Y como es costumbre, por mi calle desfiló una multitud disfrazada para la ocasión: las gatilleras iban con botas, minifaldas de mezclilla, camisas a cuadros y sombreros, y los caballeros como injerto de Fernando Almada y “El Cochiloco”. Por una noche Champotón dejó de ser tierra peninsular para convertirse en ciudad fronteriza. 

Al día siguiente la pestilencia era insoportable. Ríos de mierda corrían por los callejones que confluyen al parque del centro que, además, estaba sepultado bajo toneladas de latas de cerveza y botellas de plástico. Un asco. 

Este año, para la misma fecha y en el mismo lugar, el Rey Mongol Raulito Uribe trajo a Los Ángeles Azules, un grupo cumbanchero de inmenso prestigio y la respuesta del respetable fue soprendente: un lleno espectacular en el que no cabía un desodorante. Durante dos horas hubo cumbia en todas las formas posibles, una prueba extrema para sobacos industriales. Temí lo peor.

Creí que en los días subsecuentes los habitantes del centro tendríamos que protegernos con botas de hule, impermeables y mascarillas de oxígeno, como para una excursión al baño de la gasolinera GES, pero me equivoqué. El único remanente fue un tenue, casi imperceptible hedor a orines rancios que nada pudo contra la saludable fragancia de pescado podrido y sargazo crudo de todas las tardes. 

La conclusión es trascendente. La música de banda provoca diarreas salvajes; en cambio, la cumbia causa estreñimientos indestructibles. El uso terapéutico de estos géneros musicales abre nuevos e insospechados rumbos para la ciencia médica, una nueva etapa en el tratamiento de padecimientos milenarios que creíamos incurables. 

Nos vemos en enero.    

Besitos.

Tantán. 

Escrito Por
Avatar photo

Soy aborigen champotonero, licenciado en Ciencias Ocultas y Administración Púbica, adicto a los Pumas de la UNAM y a las tortas de cochinita de Sacha, feliz de haber pasado media vida en reventones, orgías y actividades similares y afligido por haber desperdiciado miserablemente la otra mitad, y dedicado al periodismo para cumplir fielmente la profecía de mi abuelo Buenaventura Villarino, hombre sabio y de fortuna, que más o menos decía así: “Estudia mucho, hijo, o acabarás de periodista”. Besitos. Tantán.

Haz clic para escribir un comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar...

Bestiometro

El 16 de diciembre de 2021, los integrantes de la Orquesta Sinfónica de Campeche (OSCAM) fueron citados a una reunión a la que les...

Bestiometro

La cacería va deprisa y es que se acerca el primer informe de labores de doña Jaguara que, sin la aprehensión de Elibb, se...

Bestiometro

Marce y sus hijos son el gabinete de Seguridad de Campeche. Cada uno de ellos tiene una responsabilidad vital en ese aspecto y en...

Bestiometro

Estoy muy triste. Nomás levantándome y recibo el primer golpe: Layda ha tenido que bajar de sus redes sociales los audios infames, caraxo; y...