fbpx
Sígueme en redes sociales

Hi, what are you looking for?

Bestiometro

Pozos acaricia un perro

Pozos acaricia un perro, Layda lo ve y se acerca a lo mismo. Pozos inclina la cabeza pero la señora va directo al animalito, al que llamó Tamarindo. La Sansores ríe consigo misma: “Ahora sí me la van a rasguñar los de Tribuna, mimar un perrito no es una clase de zumba. Que me tomen las fotos que quieran”. Se agacha y desparrama ternura sobre Tamarindo. Todos se estremecen de tanto amor…

Pozos acaricia un perro, Layda lo ve y se acerca a lo mismo. Pozos inclina la cabeza pero la señora va directo al animalito, al que llamó Tamarindo. La Sansores ríe consigo misma: “Ahora sí me la van a rasguñar los de Tribuna, mimar un perrito no es una clase de zumba. Que me tomen las fotos que quieran”. Se agacha y desparrama ternura sobre Tamarindo. Todos se estremecen de tanto amor.

En algún lugar del país Alito ve el video y grita: “¡Degenerados!” Pablito voltea, acomoda la almohada y le pregunta: “¿A qué te refieres?” “¡A esto!”, dice Alito y le señala la pantalla. Pablito ve y calla mientras el otro sigue vomitando maldiciones: “¡Layda consintiendo perros en vez de darles veneno, carajo!” Pablito ignora el comentario pero no puede evitar afligirse, a veces tiene tanto miedo de ese hombre, de sus arrebatos; siente frío y se cubre las piernas con el edredón.

El que está sacado de onda es el perro. Cuando sintió las caricias de Pozos pensó: “¡Uts!, con eso de que este domingo le toca a Seduc amontonar gente en la pedaleada de Marcela al senado, este buey me está enamorando para llevarme de bulto”. Pero entonces cae en cuenta de que a Marce no le gusta que animales con chancletas conduzcan motos o bicis y se siente aliviado. Sólo al ver que Layda se aproxima entiende el destino que le espera. Se ve a sí mismo con credencial de elector: Tamarindo Gómez, guiado por un Siervo de la Nación para participar en la revocación de mandato, y del fondo de sus entrañas brota un ladrido lastimero que dice: “¡Noooooooo!” y después un aullido, prolongado y suplicante, que pregunta: “¡Alito, Alito, ¿dónde te ocultas cuando más te necesito?!”

La mirada de un animal consternado es la última imagen del video.

Besitos.

Tantán.

Avatar photo

Soy aborigen champotonero, licenciado en Ciencias Ocultas y Administración Púbica, adicto a los Pumas de la UNAM y a las tortas de cochinita de Sacha, feliz de haber pasado media vida en reventones, orgías y actividades similares y afligido por haber desperdiciado miserablemente la otra mitad, y dedicado al periodismo para cumplir fielmente la profecía de mi abuelo Buenaventura Villarino, hombre sabio y de fortuna, que más o menos decía así: “Estudia mucho, hijo, o acabarás de periodista”. Besitos. Tantán.

Haz clic para escribir un comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar...

Bestiometro

Los mensajes son falsos, está claro. Lo grave de todo esto es que...

Bestiometro

Toda felicidad que no provenga del alcohol es ficticia. De ahí la maravillosa Semama Santa que pasé y su consecuencia: una cruda exponencial que...

Bestiometro

El 16 de diciembre de 2021, los integrantes de la Orquesta Sinfónica de Campeche (OSCAM) fueron citados a una reunión a la que les...

Bestiometro

La cacería va deprisa y es que se acerca el primer informe de labores de doña Jaguara que, sin la aprehensión de Elibb, se...