fbpx
Sígueme en redes sociales

Hi, what are you looking for?

Bestiometro

Tengo otros datos

Me sorprendo ante una página de Facebook consagrada a elogiar a Eliseo Fernández en la que publican un sondeo de Massive Caller, encuestadora de moda, donde nuestro alcalde metrosexuado es la cosita más tierna, eficiente y chambeadora del cosmos…

Me sorprendo ante una página de Facebook consagrada a elogiar a Eliseo Fernández en la que publican un sondeo de Massive Caller, encuestadora de moda, donde nuestro alcalde metrosexuado es la cosita más tierna, eficiente y chambeadora del cosmos y, por tanto, muy amado por sus súbditos. Y me sorprendo más cuando veo que Massive Caller es la empresa que anunció el triunfo arrollador de la yucateca Ibom Ortega frente a Calígula Moreno Cárdenas en las elecciones internas del PRI hace unos meses.

Por mí no hay problema con los hechizos matemáticos que los políticos pagan para promoverse, como podría ser el caso de Ibom o de Eliseo, pero a Bestiómetro no le cuadra la cosa y además tiene otros datos. Para ser más precisos, tiene los datos de la encuesta Mitofsky aparecida la semana pasada que revela que Eliseo Fernández cuenta con un abominable 64 por ciento de desaprobación.

Ahora bien, fuera de supersticiones numéricas, creo que sí, que la popularidad de Montúfar ha descendido y que la causa es que, más que alcalde, es candidato a goberladrón. Es notorio que para él los habitantes de las murallas son una distracción secundaria frente a sus conflictos reales: el pleito con la directiva del PAN, la guerra contra sus adversarios Chava Farías y Carlos Ruelas, sus acomodos con el gobierno estatal para que Calígula Moreno y Aníbal Ostoa lo consideren Plan B de no cuajar “El Sobrino Perdedor” Christian Castro, sus amarres con MoCi y la aspiración de heredarle el municipio a su aliada Biby Rabelo.

Y además de mantenerse ocupado en cuestiones ajenas al municipio, Eliseo ha mostrado otro síntoma de que no es edil sino candidote: recurrir a la anciana estrategia de condicionar obras a los tiempos políticos. Veamos.

A pesar del supuesto encono del gobierno estatal, Montúfar no ha sufrido el problema que enfrentó Pablo Gutiérrez Lázarus en Carmen al que Calígula Moreno le retrasaba la entrega de los dineros municipales. A Eliseo le han soltado todo el presupuesto sin hacérsela de Peter, incluso el secretario de Gobierno, Pedro Armentía, le salvó 50 millones de pesos que el ayuntamiento ni tenía en cuenta, y sin embargo la ciudad se está yendo a pique.

La razón es que Montúfar está dilatando la aplicación de los recursos para soltarlos de golpe en el momento propicio según sus cuentas electorales, y que la súbita aparición de calles rehabilitadas y huecos embutidos impulsen su carrera hacia el siguiente cargo y el moche de las constructoras se invierta en la campaña. El problema es que mientras Eliseo piensa en su futuro, usted rebota entre baches en el presente.

Porque es obvio que el problema más apremiante y perceptible en la ciudad, los baches, se ha fortalecido. Los agujeros que nos legó Garo han aumentado en tamaño, profundidad, belleza y consistencia, y otros muchos han nacido amparados por el abandono. Y cosa rara: ese crecimiento es inversamente proporcional a las publicaciones de Eliseo en sus redes sociales en las que se le ve curando hoyos a paladas. Y sobre los otros servicios que debe proporcionar su mandato mejor ni hablamos. Lo anterior nos lleva a pensar que las imágenes del BB Karateka haciendo como que trabaja no funcionan como material para rellenar zanjas.

O que las imágenes de hombre sudado cargando pico y pala son el equivalente a las abundantes maquetas de otra época.

Y a las preocupaciones equivocadas y las estrategias arcaicas súmenle la mala suerte. Se fue Alito y con él partieron los ataques sistemáticos de la prensa y los textoservidores patrocinados por su mano, que engrandecieron a Eliseo durante la campaña de 2018 porque le proporcionaron la oportunidad de victimizarse, el único papel que sabe interpretar: en ese momento era el dulce venadito que enfrentaba a una bestia saturada de botox y lujuria y con las aficiones de un Legionario de Cristo. Esa narrativa logró enganchar a la ciudadanía que, partidaria siempre del más débil y por un inacabable aborrecimiento al goberladrón, se empató con su causa y le concedió una victoria memorable.

Pero ahora, sin victimización de por medio, sólo queda Eliseo, un tipo muy limitado y un político muy rupestre, que prometió un gobierno diferente y sólo le ha alcanzado la sal en la mollera para continuar con los ardides del priato y al que, dice Mitofsky y pienso que con razón, seis de cada diez campechanos detesta. Por supuesto, no todo está perdido. Montúfar aún tiene el apoyo de las multitudes que, según Massive Caller, proclamaron el triunfo total de Ibom Ortega en las elecciones internas del PRI nacional.

Besitos.

Tantán.

Avatar photo

Soy aborigen champotonero, licenciado en Ciencias Ocultas y Administración Púbica, adicto a los Pumas de la UNAM y a las tortas de cochinita de Sacha, feliz de haber pasado media vida en reventones, orgías y actividades similares y afligido por haber desperdiciado miserablemente la otra mitad, y dedicado al periodismo para cumplir fielmente la profecía de mi abuelo Buenaventura Villarino, hombre sabio y de fortuna, que más o menos decía así: “Estudia mucho, hijo, o acabarás de periodista”. Besitos. Tantán.

Haz clic para escribir un comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar...

Bestiometro

El 16 de diciembre de 2021, los integrantes de la Orquesta Sinfónica de Campeche (OSCAM) fueron citados a una reunión a la que les...

Bestiometro

La cacería va deprisa y es que se acerca el primer informe de labores de doña Jaguara que, sin la aprehensión de Elibb, se...

Bestiometro

Marce y sus hijos son el gabinete de Seguridad de Campeche. Cada uno de ellos tiene una responsabilidad vital en ese aspecto y en...

Bestiometro

Estoy muy triste. Nomás levantándome y recibo el primer golpe: Layda ha tenido que bajar de sus redes sociales los audios infames, caraxo; y...